10 Libros álbum imprescindibles

El libro álbum es un género literario, más asociado a la literatura infantil, que consiste en el diálogo y la articulación entre dos códigos simultáneos: el texto y la imagen. A estos dos códigos hay que sumarles un tercer componente: la edición. Esta última es fundamental puesto que en los álbumes el libro como objeto también participa en la construcción de sentido. Sin embargo, un libro álbum puede prescindir de uno de esos códigos: del texto, y entonces conformarse sólo de imágenes, pero esto no podría darse a la inversa. La función de las ilustraciones es narrar, y nunca acompañar al texto. En el libro álbum, texto e imágenes se complementan y ambas son herramientas para construir la narración, por eso ninguna es más o menos importante que la otra. En definitiva: es un género visualmente maravilloso.

Elegir sólo 10 libros álbum es una tarea un tanto desesperante. En los últimos años la industria editorial ha atendido con mucho interés a este género y se ha producido mucho al respecto. A la hora de temblar por la amenaza del e-book y la desaparición del libro en papel, el álbum tiembla menos puesto que justamente su materialidad es uno de sus tres componentes que le dan su razón de ser, y entonces no podría ser reemplazado así como así por un formato digital; en tal caso, tendría que ser conceptualmente re-pensando.

Hay autores de libros álbum ya clásicos, como Sendak o Anthony Browne. O personajes igual de famosos como la cerdita Olivia o los gorilas de Browne; o Élmer, el elefante de colores, o Eloise y sus viajes por el mundo. Pero en esta selección de 10 libros álbum imprescindibles (¡sólo 10!) muchos han quedado injustamente por fuera y entonces me rindo y me limito a mencionar 10 títulos, casi arbitrariamente, entre todos y tantos otros álbumes que vale la pena disfrutar.

10- Olivia, Ian Falconer (ed. Fondo de Cultura Económica)

Elijo Olivia porque es el primero de los libros de la serie que conforma este personaje, pero podría elegir Olivia y el juguete desaparecido, o algún otro título de los tantos que protagoniza Olivia. Para quienes aún no la conocen, Olivia es una cerdita con un carácter tajante y taxativo. Su personalidad está creada con una fuerza genial. En este primer libro de la serie el blanco de fondo juega un papel importante ya desde la tapa. Las páginas de guarda del principio y del final empiezan y siguen contándonos la historia. Las elipsis de tiempo en el relato nos remiten al lenguaje cinematográfico (cabe decir al respecto que el libro álbum y el cine suelen tener mucho en común porque comparten recursos y figuras retóricas): Olivia hace una travesura y en la página siguiente (escena siguiente) la vemos sentada en una escalera y el texto dice: «Tiempo de pensar». Con esta economía de lenguaje trabaja toda la serie de Olivia. Por cierto, la travesura que hace es desafiar a Jackson Pollock. Cuando va al museo con su madre y ve un cuadro de él, dice: «Yo podría hacer eso en cinco minutos». Y efectivamente, llega a su casa y mancha una pared con colores. Los niños no tienen filtros, Olivia menos.

10. olivia

9- El sonido de los colores, Jimmy Liao (ed. Bárbara Fiore Editora)

Jimmy Liao es un ilustrador nacido en Taiwán que se dedicaba a otra cosa, pero tras un cáncer su vida dio un giro. Tiene un estilo muy propio y desarrolla historias muy nostálgicas en las que combina perfectamente el texto con la ilustración. Algunos de sus libros se acercan más a lo que sería un cuento ilustrado, pero otros claramente pertenecen al género de libro álbum. La protagonista y narradora de El sonido de los colores es una chica ciega. No es casual que el autor, entonces, decida hacer explotar el mundo visual en los ojos de los lectores: las ilustraciones del libro son de un nivel de complejidad y colorido que hasta por momentos agota y agita; nos provoca y nos conmueve; nos vemos emocionalmente afectados porque la acompañamos a ella en su camino ciego por estaciones de metro donde nosotros podríamos perdernos tanto o más que ella. «¡El mundo de repente se oscureció! ¿Quién ha sido el bromista?», se pregunta y los lectores podríamos hacernos un interrogante mucho más obvio: ¿quién ve el mundo así como el ilustrador nos lo presenta a nosotros?, ¿así, tan lleno de colores? Me atrevo a decir que no son los pasajeros que suben y bajan del metro con tanta prisa en un mundo donde reina la soledad, el egoísmo y el anonimato.

9. El sonido de los colores

8- Emigrantes, Shaun Tan (ed. Bárbara Fiore Editora)

Emigrantes es un libro en sepia. Son secuencias expuestas en recuadros pequeños que conforman el storyboard. Es decir, está narrado a modo de guión gráfico como si se tratara del desarrollo de una película (de nuevo la complicidad entre cine y libro álbum) y de hecho carece de texto, sólo narran las ilustraciones. Se organiza en capítulos y las páginas del storyboard a veces se interrumpen con una ilustración a página completa e incluso a doble página. Como en todo buen libro álbum, las páginas de guarda también narran: son los retratos de los emigrantes. La «cámara» (las ilustraciones), con recursos como primeros planos, zoom y muchos planos-detalle, sigue al personaje masculino de la historia, al que emigra, al que entonces es nuestro protagonista. Zarpa con él y nos embarca en la aventura, es decir, en el dolor y la desazón de abandonar a la propia familia y a la tierra de origen. El libro es un homenaje a los inmigrantes. También hay un homenaje al cuadro Going South, de Tom Roberts, en una de las ilustraciones a página completa del capítulo II.

8. Emigrantes

7- La merienda del señor Verde, Javier Sáez Castán (ed. Ekaré)

Selecciono este libro para seguir con las referencias a la pintura en los libros álbum, y para destacar a un ilustrador español. La merienda del señor Verde es un claro homenaje a Magritte, el pintor belga surrealista. Los señores con bombín, el bosque con los troncos de los árboles ocupando casi toda la superficie de la imagen y las copas cortadas, el jinete en el bosque, los paraguas, el hombre erguido con los pies en el aire y no en el suelo, son los elementos que nos remiten a la obra del pintor. Por supuesto, las páginas de guarda son verdes y la mayoría de las ilustraciones trabajan con este monocromo de fondo. La totalidad del libro conserva el tono surrealista de Magritte pues la historia que nos cuenta, en parte, lo es también.

7. merienda del señor verde

6- Sencillamente tú, Jutta Bauer y Heinz Janisch (ed. Lóguez)

Jutta Bauer ya es prácticamente otro clásico en los libros álbum. Se trata de una ilustradora alemana muy reconocida incluso en España, entre otras obras, por Selma. Sencillamente tú es un libro álbum en formato pequeño cuyo texto responde a una fórmula: expone situaciones que se expresan comenzando con la frase «a veces» y se rematan con un adjetivo que las califica y les completa el sentido. Por ejemplo, nos dice: «A veces el otro es tan distinto… Incomparable», y con esta fórmula económica avanza el texto (de Heinz Janisch) sobre el Otro, un tú que está sencillamente ahí. Jutta Bauer completa este texto con unas ilustraciones de trazos firmes y contornos bien delineados sobre un fondo blanco que le da mucho aire y liviandad a la obra, contribuyendo a esa sencillez que se menciona en el título.

6.Sencillamente tú

5- El túnel, Anthony Browne (ed. Fondo de Cultura Económica)

Como ya se mencionó, Anthony Browne es un clásico en el género. Es el creador de esos personajes que cuando no son gorilas humanizados, son humanos con facciones de simio en el rostro. Willy es su gran creación y existe toda una serie de libros de Willy. El túnel no pertenece a esa serie; aquí se trata de dos hermanos (nena y nene) humanos que se llevan muy mal. La madre los obliga a pasar un rato juntos y en ese rato atraviesan un túnel que los transforma. La relación vira, entonces, del conflicto a la complicidad. Hay una evidente intertextualidad en este libro con los cuentos de hadas; digo evidente porque desde la ilustración de la tapa, con el libro abierto que yace en la entrada del túnel, en el que podemos observar a los prototípicos personajes del cuento de hadas como la bruja o el rey, ya tenemos la pista de ello. Una vez más estamos ante un libro sobre el Otro y la aceptación.

5. El tunel

4- El globo, Isol (ed. Fondo de Cultura Económica)

Isol es una exitosa y talentosísima ilustradora argentina que terminó de saltar a la fama cuando en 2013 recibió el Premio Astrid Lindgren, dotado con 770.000 dólares, que la galardonó por crear libros ilustrados pensados desde la perspectiva del niño. Trabaja siempre con la misma técnica de dibujo (como si imitara el modo de dibujar de los niños, y ahí observamos algo de esta perspectiva en ella) y sus textos son breves y precisos. Maneja con excelencia la ironía y el humor. En El globo el recurso más destacable es el absurdo: una niña busca a su mamá dentro del armario de la cocina y de la lavadora. Su mamá gritona no está porque se ha convertido en un globo rojo y la niña lo advierte con tranquilidad (en la LIJ casi siempre los globos son rojos, tal vez se lo debemos a Lamorisse). Cuando otra niña en el parque le dice «qué lindo globo», ella le contesta «qué linda mamá». Los libros de Isol tienden a romper todos los cánones: en ellos no sucede lo esperable en un libro para niños. Ahí radica el inmenso valor literario de su obra.

4. globo

3- Donde viven los monstruos, Maurice Sendak (ed. Kalandraka)

El álbum de Sendak es un clásico de 1963 que fue llevado al cine en 2009 por Spike Jonze. Max es el protagonista de esta historia, un niño que está en casa, disfrazado de lobo, haciendo travesuras y su madre lo llama «monstruo»; entonces él, muy lógico, le responde «te voy a comer». Max es enviado a su habitación, sin derecho a la cena, y ahí comienza su viaje por el mundo de los monstruos, donde él resulta ser mucho más monstruo que los propios monstruos y lo coronan rey de los monstruos. Max usa ese poder para mandar a los monstruos traviesos a dormir sin cenar. Luego, se siente solo, y nuestro héroe, como en una epopeya, completa su viaje emprendiendo el camino de regreso a casa o al mundo real. Una vez más estamos ante un libro que rompe con los cánones; ante este tipo de personajes-niños que tienen estas respuestas. Claro que en la década del 60 esto no fue tolerado fácilmente y su publicación fue otra hazaña aparte.

3. donde viven los monstruos

2- Cerca, Natalia Colombo (ed. Kalandraka)

Así como Kalandraka es la editorial que reeditó a Sendak, también es esa que contribuye muchísimo al mercado del libro álbum organizando anualmente el Premio Compostela. Natalia Colombo (Argentina) ganó este premio en su primera edición, en 2008, con el libro Cerca. Se trata de un sencillo libro álbum que equilibra muy bien el texto con las imágenes. Son dos vecinos que pasan uno por al lado del otro diariamente sin reparar en esa existencia ajena. Sin embargo, podrían ser amigos. El tema, claramente, es la incomunicación. Aquí el Otro es aquel sobre el que no se tiene noción, el que no se registra. Los universos privados de los dos personajes están construidos sobre el individualismo e incluso la soledad, «y es una verdadera pena…», como dice el texto. Las ilustraciones se organizan a doble página e incluso la autora se vale del recurso de fraccionar el espacio de la página para contarnos varias cosas a la vez. En este álbum se aprecia muy bien cuánto narran las imágenes.

2. Cerca

1- Re-Zoom, Istvan Banyai (ed. Fondo de Cultura Económica)

Cuando entramos a Re-Zoom, luego de las tres primeras ilustraciones, comenzamos a entender que «nos estamos alejando», que el libro nos va a estar contando constantemente una parte por el todo, que está haciendo un zoom hacia atrás. La figura retórica que cuenta la parte por el todo es la sinécdoque. Si lo pensamos en términos cinematográficos (ya que hablamos de zoom, que es lo que sabe hacer una cámara), el cine, con los encuadres que elige, permanentemente nos narra una parte por el todo (el todo incluye lo que está fuera de campo). El zoom hacia atrás, además, nos va abriendo el ángulo y entonces el factor sorpresa es inmenso porque sabemos que en la ilustración siguiente veremos más y mejor lo que en primer plano queda solo y único. Este libro álbum es un constante zoom hacia atrás que narra sólo con imágenes (nada de texto) un inmenso universo que siempre es la narración de otra narración, ad infinitum… o no, o hasta que el libro acabe.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA