AUGUSTO, DE REVOLUCIONARIO A EMPERADOR

adrian-goldsworthy
La biografía de Augusto se publica como una obra de divulgación, va destinada por lo tanto a un público culto pero generalista, que exige rigor científico pero también cierto estilo literario; esto es importante no solo por la forma, sino también por la manera en que se vehicula la información, por la capacidad de tocar emocionalmente, de pulsar determinados resortes en la mente lectora. Su autor es sin duda un experto en la materia, ha escrito ampliamente sobre la época –César, Antonio y Cleopatra, La caída del Imperio Romano– seguramente sus análisis son exactos, pero falla en el momento de poner ante nuestros ojos al hombre de carne y hueso, no consigue sostener el pulso narrativo en la construcción de un personaje magnético -Augusto sin duda lo fue- y el libro desprende cierto tufo académico. Tampoco como fuente está demasiado bien estructurado.

Augusto fue un político prudente y astuto, general precavido, fiel a sus amigos, a su esposa y al poder; su camino fue trazado por la suerte y por su gran capacidad para aprovechar las oportunidades. Fue un hábil propagandista de sí mismo, la mejor muestra de ello es el peso de su nombre y su iconografía dos mil años después. Para él, una retirada era el inicio de un gran paso atrás para tomar impulso.

Una de las virtudes de Goldsworthy es la contribución a desdibujar al héroe divinizado y subsumirlo en su humana mediocridad. Su principal error, pretender explicar cada uno de los entresijos de la época y repetirse en detalles, que además de no aportar nada al biografiado distraen al lector. La costumbre romana de prohijar, las modificaciones de los nombres propios, los divorcios y los cambios de familia tampoco ayudan a que fluya la Historia. Reflejar prolijamente estas metamorfosis en el libro está razonado pero es inoportuno.

Hacía tiempo que no leía un libro con tantas erratas, e incluso descuidos en la traducción, como en esta edición primera de La esfera de los libros.

Calificación: Correcto.
Tipo de lector: Aficionados a la Historia de Roma
Tipo de lectura: Un poco enredosa.
Argumento: Biográfico.
Personajes: Augusto.
¿Dónde puede leerse?: Cerca de cualquier antigua ciudad romana de Asia o Europa