TERRITORIOS YA NO ESTÁ HECHO PARA NOSTÁLGICOS Jun21

TERRITORIOS YA NO ESTÁ HECHO PARA NOSTÁLGICOS...

Reportaje fotográfico de Antonio Gómez Domínguez Esta es la realidad y a quien no le guste que no la mastique. Si nos quedamos anclados en “mejores” tiempos pasados del Festival Internacional de Música de Sevilla, no disfrutaremos de los que están por llegar. Siempre y cuando, lo venidero merezca la pena, claro está. Yo intenté saborearlo pero el viernes noche me supo amargo. Sobre todo, por la añoranza que me causaba ver el Monasterio de la Cartuja sellado para los presentes, y a la muñeca gigante, Alicia, del Museo de Arte Contemporáneo, en su interior, privada de disfrutar de la música, con la que se celebraba el XVIII cumpleaños de Territorios. Porque a nadie le gusta regresar a su tierra y encontrarse con que le han mutilado la dimensión más mágica de un espacio, entendido como propio. Había que asumirlo, solo dos escenarios (el principal, de Cruzcampo; y el de la Ser), un exceso de música electrónica, menos grupos indie, mucha menos gente, más frio; y, un ambiente de walking dead. The Strypes, un grupo de jóvenes, compuesto en 2008, elegantemente enfundados en trajes de chaqueta (el cantante con gafas opacas), fue el gran anfitrión de aquél atardecer, con un rock electrizante y húmedo. Éste calaba en el personal porque animaba el recuerdo que The Beatles dejó en ellos. Poca gente en este escenario de la entrada, aunque me parecía que iban ganando terreno a los que rompían filas de la maraña tejida por el grupo de rap local, SFDK. A lo lejos, la rapsodia de Saturnino Rey, Zatu, desplegaba el andamiaje braceado de sus seguidores; cerca, de frente, voces melódicas de marca irlandesa. El aire, dedicado a respetar el sonido fluctuante e interminable de la guitarra y el repiqueteo del baterista, que como...

JUAN PERRO, un trovador del Misisipi de lengua Zulú...

A los cinco años, ¿mi canción? Escuela de calor. No paraba de pedirle a mi tío, cuando me llevaba en el coche, que la pusiera otra vez. Por eso, que Santiago Auserón, vocalista del grupo que fue, Radio Futura, viniese al teatro de mi pueblo, que me prestara su tiempo para una charla y que pudiera verle actuar después, lo consideraba un privilegio. Santiago es un caballero, respetuoso con sus fans, y un señor cariñoso. Prefiere sentirse acompañado por su banda y cuando vienen por aquí abajo, tener como artista invitado,  a Raimundo Amador, al que decía en los ensayos: – que no digo que te sientes, sino que te sientas cómodo. Y le colocaba bien la silla como muestra de su excelsa educación. Su estilo ése, procurar que la gente se sienta cómoda. ¿Tiene algo que ver el espectáculo de esta noche con el que ofreció en Nocturama hace un par de años? «El espectáculo, la primera novedad que presenta es la incorporación de un extraordinario clarinetista- saxofonista, Gabriel Amargant, y nos apetecía echar un viento encima a las guitarras, juegos armónicos más completos para encontrar paisajes novedosos y dejar que las canciones se reinventen». «Hoy mismo, vamos a estrenar Agua de limón. No la hemos tocado nunca en directo, ni ensayado». En el escenario contaría la historia que había detrás de esta canción que surgió de la noche anterior con Raimundo, en La Caja Negra. Le preguntó Santiago, ¿tú que bebes? Y éste contestó – ¿yo? Una agüita de limón. Auserón es uno de esos músicos en extinción que dan más de lo imposible en el escenario, lo llena de lugares como Tijuana, Nueva Orleans, el Misisipi más añejo, Nápoles, Cuba, al son de jazz, blues y boleros, al tiempo de contar...

UN DÍA EN LA FERIA DEL LIBRO DE SEVILLA...

Desde el 7 al 17 de mayo, en la Plaza Nueva (Sevilla), 39 expositores de editoriales, librerías y autores entrarán en diálogo con los ávidos lectores. A esta cita acudirán personas para que les firmen libros de autores a los que quieren conocer; expertos para hablar de escritoras y escritoras para dar charlas; cantautores, pasacalles; y, para profesar respeto a la vida y obra de un héroe cultural, como Rafael de Cózar. ¿Yo? Para comprender el ambiente respirable entre billones de hojas de papel. Fui acompañada. No me costó convencer a mis compañeras de periodismo, Isabel, Ángela, Cristina y Sara, cuando les dije que a las 18.30, en la caseta nº7 de Ediciones En Huida, habría un coloquio, Relatos y mujer. Llegamos tarde a la cita, pero el joven que detentaba la editorial se percató de nuestra desazón y tuvo el gesto de llamar a la autora de la tercera edición de un libro que apareció en septiembre de 2014. Amablemente, nos concedió unos minutos y desordenamos las sillas, para formar un pequeño círculo. Carmen Bretones, siendo almeriense, profesora de Instituto, en un pueblo de Sevilla, y doctora en Literatura Inglesa, es éste su primer libro de literatura de  ficción, Once relatos de mujeres de hoy. Comenzó a preguntarle Isabel Lara, ¿consideras que las cosas que le ocurren a las protagonistas tienen su causa en las condiciones sociales en las que viven? «Son las cosas que nos pasan a todos, gente trabajadora, con sus traumas. Son personas en las que se ven reflejadas o dicen “¡si ésta es mi vecina!, o ésta soy yo o es mi madre o es mi tía”. Los personajes son gente normal frente a situaciones de la vida que nos unen a todos y a todas». ¿Qué hizo “click”...

¿LEYENDAS? O ¿CRÓNICAS DE UN PUEBLO NO ESCRIBANO? Mar24

¿LEYENDAS? O ¿CRÓNICAS DE UN PUEBLO NO ESCRIBANO?...

En Sevilla, las que aluden a la Semana Santa, hablan de apariciones de niños que quisieron ser cofrades; de imágenes que fueron descubiertas de una forma especial; de milagros. Pero, ¿hasta qué punto no tienen algo de cierto? ¿Acaso no son las orales crónicas de algo que sucedió, contado «a la manera»? Si te adentras en las redes sociales en busca de alguna de estas maneras, hallarás una singular y panorámica. Bajo el pseudónimo, Leyendas y Secretos de la Semana Santa, un grupo de personas se aventuraron desde su empresa, Ispavilia, el pasado 15 de marzo, a proponer a los cofrades y a los que quieren descubrir lo que no se conoce de la Semana Grande una inquietante ruta. Debido a la buena acogida que tuvo esta actividad, tendrán la última oportunidad de participar el próximo sábado 28, inscribiéndose en la página web, www.ispavilia.com o con una simple llamada. Aunque la palabra leyenda» tenga reminiscencia de algo que se cuenta de viva voz, la RAE la define como la «acción» de leer. Bien, si leemos al escritor, Carlos Ros, éste periodista nos demuestra que a Sevilla entera puede entendérsela como leyenda. Desde la página 7 de su libro (2005), lo deja claro apoyándose en el cronista oficial de la ciudad (le sonará por la avenida), Luis Montoto Rautenstrauch (Sevilla, 1851- 1929), dedicado este último, entre otros menesteres, a eso que denominan paremiología que no es otra cosa que escribir tratados sobre refranes. El también poeta consideraba que: «La tradición y la leyenda son el alma de la Historia […]. Lo que los historiadores no escribieron lo recogió el pueblo y lo guardó en el archivo de su memoria, fantaseándolo […]». Pese a que la Historia, así entendida, se transforme en su estado plural y...

¿Cómo nos criaron? Mar10

¿Cómo nos criaron?

¿Nos criaron como nos durmieron? ¿Qué nos cantaron en ese duermevela? La respiración como soniquete y ese susurro de nana que nos hicieron sentir seguros ¿se perderán? Haz como si cerraras los ojos y vuelve atrás…, más…, hasta que escuches…, ese crujir de los palillos de la silla, ssssssss, ese guiño de la mecedora…, ¿escuchas? Ese susurro tarareante, que envuelve esa canción de cuna, que te mecía…, y te cantaban…, y te calmabas, ¿escuchas? Seguro que te sosiega también ahora. El mismo que paraba tu juego, que junto con la luz del patio, iluminaba las sombras abstractas. Las nanas sembraron en nosotros el recuerdo de quien te amparaba de todo lo malo que pudiera emerger de un mundo aún por descubrir o recién descubierto. Son los melismas somnolientos que nos cuidaron, pero a través de anunciarnos esos peligros, sumamente precisos, para sentirnos a salvo después. ¿De dónde proceden estos cantos de hermanas, tías, madres y abuelas, de sirenas, tan nuestros? Sin despreciar las esbeltamente clásicas piezas de Chopin, Ravel o Brahms, dada la proximidad con otras raíces más flamencas, les convío a que se arrimen a  las ramas andaluzas. El flamenco de hoy sigue recogiéndola como palo. José Manuel Gamboa, en Una historia del Flamenco (2005:119), nos recordaría quién hizo suyo, y desde cuándo, este cante autóctono. Por lo visto ya en el año 1931, La Argentinita junto con García Lorca habrían grabado la Nana de Sevilla «Este galapaguito no tiene mare / no tiene mare sí, no tiene mare no / no tiene mare / lo parió una gitana lo echó a la calle / lo echó a la calle sí, lo echó a la calle no / lo echó a la calle»; pero Gamboa aclara que es en el registro en 1954,...

La conjura de la feminidad Feb25

La conjura de la feminidad...

Rodeada de Sátiros y Diablos se ve la ninfa; en las gratas mentes de los que saben andar entre el bien y el mal, siempre con una sonrisa, la ninfa disfruta del paisaje y el camino, de la charla y el conocimiento de unas mentes tan hermosas… su compañía es adictiva, tanto que no caerá en la cuenta que ella misma se convierte en diablo poco a poco en el transcurso del camino entre Sátiro y Diablo… azules, verdes, marrones o grises… se dibujan los caminos de Dafne… (Lola Montiel) ¿Por qué veintiún siglos después, la mujer “des- ninfa –da” sigue sin desacreditar el mito de Dafne y Apolo? Ariadna Pedemonte, Rosacruz Trigo y Lola Montiel se disponen a hacerlo con pistoletazos de arte desde el Espacio SUBLIMA, Asociación cultural, estudio y galería, que han conseguido fundar sin intercesiones. El malentendido comenzó con Ovidio, cuando en el libro I de su Metamorfosis nos describió el papel de una fémina, hija de Gea (madre tierra) y de su puñetero padre, Peneo (dios de los ríos) como prole de los dioses; sujeta a los designios de la naturaleza; y, simple objeto de deseo de los hombres. Tanto es así, que Dafne es perseguida por Febo (Apolo), porque Eros (Cupido) le había lanzado a él una flecha, que causaba amor, y a ella otra, que lo ahuyentaba del mismo. La ninfa le suplica a su padre que cambie su figura y éste va y le convierte hasta la eternidad, en árbol de laurel, al que Apolo promete adorar y hacer uso de sus brotes verdes, para condecorar las cabezas de los hombres honorables. Desde entonces, la imagen de la mujer perseguida y paralizada por la masculinidad se convirtió en una especie de conjura de necios que, en 2014,...

Sergio Peris-Mencheta: El arte de crear al otro...

“Para poder hacer lo que uno quiere hacer, tiene que hacerlo uno” Ya, sobre el escenario, el actor de Lluvia constante, reconoce que es mejor crear el personaje, “en comunión” con los que lo comparten con él. La afabilidad de Sergio Peris-Mencheta, me animó a comenzar preguntándole, ¿en el mundo del teatro, tal y como están las cosas, qué hay que hacer para que no se olviden de uno, o es cuestión de suerte? «Yo creo que estamos en un momento jodidamente puñetero, en el sentido de que hemos tenido que abandonar la comodidad, pero también estamos en un momento maravilloso para redescubrirnos todos. Cuando uno decide dedicarse a esto, tiene que estar dispuesto a asumir su parte creativa. A un actor, en este país, lo entendemos como el que interpreta la partitura escrita por un autor, a través de la mirada de un director, con lo cual “ni pincha ni corta”. Y el actor es algo más que eso. Desde el momento en que no te llaman para trabajar o los proyectos que hay son más de lo mismo, la historia del chico conoce chica pero hay una tensión, porque una es Julieta y el otro es Romeo; entonces, hacemos Velvet, Isabel, todas las series con el mismo formato. Si tienes la posibilidad de poder elegir, terminas eligiendo lo que uno quiere hacer y, para hacer lo que uno quiere hacer, tiene que hacerlo uno. Me explico, tienes que montar tu propia productora, tienes que convertirte en director, en dramaturgo, en iluminador, en prácticamente todo. Si no tienes una visión global, te vas a terminar comiendo los mocos. Estamos en un ámbito artístico, que se presta mucho a que uno se conozca a sí mismo en varios terrenos y, considero que la manera...

Lluvia constante: Cuando la interpretación es pura interpretación Dic09

Lluvia constante: Cuando la interpretación es pura interpretación...

Si alguien no sabe aún qué significa ser actor, tuvo la oportunidad; y la tendrá porque seguirán pisando los escenarios de nuestro país, de aprender esta lección; acudiendo a una cita con Roberto Álamo y Sergio Peris- Mencheta, quienes desde la adaptación de David Serrano, marcaron el paso de lo que un actor debe ser, de una manera contundente y escalofriante, más que como una lluvia, como si de una tormenta intermitente se tratase. Ésta no va a ser solo una crónica de una representación teatral, va a ser una crónica provocada por las imágenes, de todo lo que tiene que ver con lo que Lluvia Constante encapsuló en la retina de mi memoria. Va a ser una crónica, ante todo, de actores, de personajes, de la forma de narrar una historia; que es lo de menos, porque en esta obra de teatro la forma seduce más que el contenido, aunque el contenido tenga que ver con el existencialismo y con algo de Nietzsche; de imágenes, como esas sombras que aparecen, de repente, en la escena y, que explican más de lo que explica el texto. La primera que les traigo es el escorzo de un hombre vestido de negro desde los zapatos relucientes, pantalón ajustado hasta el tobillo, asomados oscuros calcetines, con abrigo largo, de tez clara y con sombrero de detective, todavía más negro, llevando una maleta gris de ruedas y, bordeando las amplias cristaleras exteriores del teatro Central. Lo supuse Roberto Álamo (un actor que descubriría colosal en la representación y después de ésta), encaminándose a la rueda de prensa, parsimonioso, tanto, que hasta me dio escalofrío. La postura que adoptaron los protagonistas de esta obra de Keith Huff y adaptada por David Serrano, Sergio Peris- Mencheta y Roberto Álamo, nada...

LA VIDA ES LO QUE PASA ENTRE JUGADA Y JUGADA Nov27

LA VIDA ES LO QUE PASA ENTRE JUGADA Y JUGADA...

JUGADORES, del dramaturgo Pau Miró, después de haber recorrido con éxito distintos escenarios nacionales como internacionales, aparece en el Teatro Central de Sevilla con buen temple Cuando una se levanta la mañana siguiente de haber visto Jugadores, del dramaturgo Pau Miró, y con la voz de Dean Martin, cantando Sway (¿Quién será la que me quiera a mí?, ¿Quién será?), como si estuviese, aún, presenciando qué sucedía en las vidas de un barbero, un actor cleptómano, un enterrador y un profesor universitario de matemáticas, es sintomatología clara de que esta obra de teatro hizo un buen trato con la realidad. El contar con un cuarteto de actores consolidados como Jesús Castejón, Luis Bermejo, Ginés García Millán y Miguel Rellán asegura, desde luego, un espectador amnésico de nombres propios, que se mantiene expectante ante lo que estos cuatro personajes masculinos le cuentan, de forma dosificada, sobre qué pasó, que está pasando, y qué les cabe esperar  fuera de esa cocina del matemático, donde suelen quedar para jugar a las cartas. Por eso, en todo momento, da la impresión de que la vida es lo que les pasa entre jugada y jugada. Porque el propósito de Pau Miró era contar una historia de gente anónima, de visibilizar la debilidad del ser humano, desde la literatura masculina y, a su vez, la pasión existencial por el riesgo. Una vez que se pierde o se gana ya no quedan de ella, ni un resquicio. Esta elección del fondo de la historia se extrapola a la escenografía cinematográfica, y los flashes de la película, Reservoir Dogs, de Tarantino, vislumbran la hollywoodiense, distancia ficcional. Son amigos que se consuelan, se apoyan, se caricaturizan y, quizá, no se han contado las grandes verdades que esconden  pero, al final de la hora...

PARÍS… a propósito de SEVILLA...

Helen Sotillo, publicista de formación y diseñadora gráfica de profesión, aprovechó su estancia becada en La ciudad de La Luz para alumbrar su primer libro, París vs Sevilla. «Un duelo amistoso lleno de contradicciones, similitudes, diferencias y estereotipos». Clara, distinta y tremendamente cartesiana, así parece la metódica publicista, Helen Sotillo. Un impulso repetido pero diferente, le condujo con 23 años, recién acabada su carrera, a aceptar unas prácticas de diseñadora gráfica en el bello París de la bella France. A partir de ese momento echó al fuego la finalidad de su formación, crear anuncios y se adentró de lleno en un marketing más específico, de investiduras digitales, y en las corrientes sociales de internet para fundar su propia empresa, de forma autónoma, pero colaborativa. «De hecho, en Facebook, repito cada vez que puedo, que si alguna persona tiene algún nexo con París, que lo comparta, para poder incluirlo en el próximo número. También publico en Twiter, Pinterest, en Google Plus, en Behinds (un portal de creativos)». «Yo siempre busco la funcionalidad de las cosas. Tengo muchos hobbies artísticos que generan pocos beneficios, pero intento que mi profesión pueda aportármelos. Mi primer proyecto serio y personal, es éste. Eran unas prácticas remuneradas, que ofrecía la ciudad de Valladolid, a través de la Beca Faro Global, y una empresa de Marketing digital parisina, me seleccionó para realizarlas con ella. Hacíamos desde diseños de aplicaciones para Facebook, como diseño de videojuegos para esta red social, logotipos, branding digital (gestión de una marca a través de medios digitales)». Y, una vez allí, ¿cómo fue todo? cuéntame. «Pues en París estuve 7 meses». ¿Y dónde te quedaste? «Estuve rotando en subalquiler». Resulta que si no eres de la capital francesa o careces de familiares, no te firman el arrendamiento....

DE LA IMPORTANCIA DE TENER UNA LIBRERÍA CASERA Oct07

DE LA IMPORTANCIA DE TENER UNA LIBRERÍA CASERA...

¿Puede determinar el no tener una librería en casa el que no nos habituemos a la lectura? ¿De qué otras formas de pasar el tiempo nos privan los programas por los que se pasean los famosos de turno, a los que acabamos tomando como modelos? Cuando en estos primeros pasos del siglo, la cultura se  supedita al ocio, ¿qué dinamitamos con dicha ociocultura? En mi pueblo y en los de la redonda siguen manteniéndose dos costumbres que afectan a los días previos a un casamiento: poner la nueva casa a vista de los allegados y que las amigas solteras de la novia vistan el lecho nupcial, dejando alguna que otra sorpresa entre las sábanas. A todos estos futuros hogares no les falta ni un detalle, espejos, cuadros, horno pirolítico (de esos que se limpian solos), cojines hechos a mano a juego con las cortinas, figuritas de todas clases colocadas alrededor de la pantalla plana de no sé cuántos píxeles; en definitiva, un sinfín de detalles decorativos destinados a cubrirse de polvo, pero se olvidan de uno de suma importancia, y que puede tener un sitio en cualquier rincón del salón, en el estudio, en la mesita de noche y por qué no, también, podría ubicarse en el baño. Ya sabrán a qué me refiero, a una librería, y quien dice una librería dice, al menos, algún libro. Es de suponer que cuando a los críos les haga falta el diccionario o la enciclopedia ya se preocuparán de buscar un hueco dónde sea, o tal vez no sea necesario porque un portátil en la tabla abatible de la cama nido de la habitación de los chavales, puede cubrir con solvencia esta necesidad futura. Lo que sí abundan son los móviles de juguete, las psp, las...

Gracia Iglesias, una luz cegadora...

El festival de Perfopoesía de Sevilla, acogió a la artista conceptual, Gracia Iglesias Lodares (Madrid, 1977), esta vez, en un escaparate. La periodista, crítica de arte, docente, escritora y artista conceptual presentó su performance, La red de la Memoria, en la vitrina de una librería. Reparé en su presencia porque me llamó la atención que estuviera metida dentro de un escaparate, pero también por lo esotérico de la escena donde se encontraba. Unas bombillas colgantes, una pequeña y redonda mesa de camilla con un paño de terciopelo, una mujer rubia y sonriente sentada en una de las dos sillas en las que algo se tramaría; porque había, también, un redondo y considerable micrófono adaptado a un ordenador, que más bien parecía una bola de cristal que podría vaticinarte el futuro. Como el librero me comentó que era una performance de una artista plástica, me dispuse a ocupar la silla vacía. «Primero te cuento yo y luego tú me cuentas. Mira… yo soy artista conceptual. Mis proyectos consisten en llevar una idea al plano físico. En este proyecto, La red de la memoria, el concepto que quiero mostrar es que los humanos somos memoria. Existimos mientras otros tienen recuerdos de nosotros. Somos contenedores de memoria porque guardamos hilos de memoria. Hilos, porque no conservas el recuerdo completo de un hecho, sólo un hilo y la Historia se teje con ellos. Puedes recordar a alguien sin haberlo conocido porque tu madre te contó algo que le pasó a su abuela y eso se entreteje en una gran red». Esta es la convicción que incitó a Gracia Iglesias a rescatar recuerdos. «No hace falta que sea una anécdota, puede ser una sensación, un recuerdo que tengas de alguien, de un lugar, y lo grabo. Al mismo tiempo,...

La cultura sinérgica...

Sinergia, acción de dos o más causas cuyo efecto es superior a la suma de los efectos individuales. Cultura sinérgica, la que está teniendo lugar en el centro de Sevilla. En la librería, Un gato en bicicleta, podemos vernos afectados por el síndrome Stendhal, al exponernos ante libros de narrativa, poesía y teatro sobre el arte; a las pinturas y grafías que decoran las paredes; a las performances, la música en directo, a la danza y al Teatro Mínimo. Ir a por un libro puede convertirse en un golpe de efecto artístico abrumador, eso sí, a bajo coste. Un nombre disparatado para una idea arriesgada. Todo empezó cuando en la calle Regina, 8, en febrero de 2011, Jesús Barrera (quien atiende) y Raquel Eidem (decoradora y escaparatista, con impronta de reciclaje artístico) se lanzaron a la piscina y fundaron una librería especializada en arte. El joven librero tenía claro, desde un principio, que la librería podía funcionar como sala de exposiciones para fomentar la sinergia entre distintas manifestaciones artísticas. «Estamos acostumbrados a que el libro esté separado de las demás expresiones artísticas y nosotros creemos que tanto el arte come de la literatura, como la literatura del arte, y el teatro lo hace de de los otros dos. Todo se retroalimenta y por eso consideramos la importancia de que todas estas expresiones estuvieran relacionadas en un mismo espacio». En Un gato en bicicleta te sientes como en casa y éste es el elitismo que la define, el inclusivo y reconfortante. Jesús Barrera quiere huir de la frialdad de los espacios elitistas de otro sesgo. «Por ejemplo, cuando acudes a una galería te da reparo entrar por el silencio, por la falta de asistencia. Quien acuda al Gato en bicicleta no va a ver una...

Alberto Cortez, la majestuosidad de un cantautor Sep23

Alberto Cortez, la majestuosidad de un cantautor...

El hotel Alfonso XIII de Sevilla se engrandeció con la voz del cantautor argentino, Alberto Cortez, para quien, como en una de sus composiciones canta, «La vida da mil vueltas, pero por más que gire, siempre, vuelve a empezar». A los 55 años de su internacional carrera, el de la Pampa, sigue cantando con más fuerza, aún, que con la que comenzó a cantar. Seguramente, alguna noche se habrán detenido, mientras caminaban por la calle San Fernando, de Sevilla, a contemplar la altivez austera, arábigo-andaluza, del Alfonso XIII, un hotel que comenzó siéndolo por albergar en sus opulentas estancias a los invitados de la Exposición Iberoamericana de 1929 mas, probablemente, la noche del 18 de septiembre de 2014 cualquiera de esas miradas detenidas no pudo adivinar que en una de sus dependencias, una voz oriunda de la Pampa Argentina haría invisibles el mármol, los dorados estucos, los tapices, las alfombras, azulejos; las once artesanas arañas de bohemia suspendidas en las maderas orladas, de caoba, de la techumbre mudéjar; y los candelabros aplicados a los muros que separaban las arqueadas y majestuosas puertas. A las 21.15 de la noche en aquél Salón de reyes solo existía la voz de Alberto Cortez. Iluminado por dos modestos focos, Cortez permanecía sentado en el centro del íntimo escenario acompañado por un piano de cola. El público, de amasados años, lo abrazaba manteniendo la misma postura que el cantautor. La escena, acompañada por el tintineo de las cuerdas suaves, se permeabilizaba con la letra que estaba entonando «Mi árbol quedó y el tiempo pasó…». Siempre hubo y habrá cantautores, muchos permanecerán sin que se conozcan sus nombres, pero habrá quienes como él tengan la fortuna de cantarlas y no de cualquier manera, porque de cualquier manera no basta para...

El TORCAL DE ANTEQUERA, UN BALCÓN AL UNIVERSO...

A 1200 metros sobre el nivel del mar, en un parque natural de grises formas kársticas se erige, en El Torcal de Antequera (Málaga), una ventana telescópica para las noches estrelladas. El próximo sábado 27 podrán ser testigos de cómo la estrella Antares se aproxima al planeta Marte, su eterno rival. Si se animan, sabrán cómo y por qué. Cuando acomodas tu vehículo allí, en lo alto, puede que un zorro sorprendido te dé la bienvenida y que se despida como si hubiera sido una alucinación pero no, estás en un parque natural y este tipo de cosas puede suceder. Pasar la noche bajo un manto de estrellas y enterarte de cómo se cosen sus hilos galácticos más que una buena idea es un increíble regalo. Que el guía del observatorio, Francisco Gálvez, saque su láser del bolsillo, lo pose en Casiopea, por ejemplo, trasladándote a una nave de Star Wars, estando enfundada en un saco, te sumerge en una experiencia al límite de la ciencia- ficción y si, al mismo tiempo, de fondo sonase el «ni no ni- no- niiii» de Encuentros en la Tercera Fase, apostados en sillones de estos del cine de la Expo que se giran y se reclinan en todas las direcciones, hubiese sido alucinante, aunque una buena silla de playa o el saco de dormir, del que hablamos, tampoco está nada mal para acomodarnos y poder escuchar los relatos cosmogónicos de un ameno y docto matemático- astrónomo. Tres grandes e inteligentes telescopios se erguían ante los espectadores como escaleras hacia el oscuro azul. Normalmente, ponen dos pero debido a la concurrida asistencia (cerca de 200 personas, tan ensimismadas que parecían veinticinco) añadieron uno más para que todos pudiéramos presenciar, casi, el movimiento de los anillos de Saturno; un...

EL BALLET FLAMENCO DE ANDALUCÍA, VEINTE AÑOS CUMPLIDOS Sep16

EL BALLET FLAMENCO DE ANDALUCÍA, VEINTE AÑOS CUMPLIDOS...

Son veinte los años que una Institución ha sabido apoyar una manifestación cultural de la talla del Ballet Flamenco de Andalucía, permitiéndole dejar regueros de identidad flamenca por todo el globo y no privándola de los templos que le corresponden en su propia tierra. La Bienal se convertirá en el entorno preciso para celebrar todas las creaciones más insignes que se detuvieron en la retina de la actual directora artística de la compañía pública andaluza. El escenario del teatro de la Maestranza acogerá el próximo viernes 19 el estreno absoluto de Imágenes. Rafaela Carrasco baila, coreografía y dirige este espectáculo, siendo cómplice del camino trazado por sus antecesores pero configurando esta espiral artística con su propio vuelo. Las entretelas. Al entrar en el albor del ensayo, los mantones blandían el espacio con masculino tiento mientras los giros de las jóvenes se reflejaban en perpendiculares espejos. Taconeos sueltos, rayones de puntillas en la madera, ésa era la única música que inundaba la cuadratura de los instantes previos al bosquejar de la escenografía, un soniquete de expresiones corporales. Distinguí a Rafaela Carrasco porque era quien acudía atenta a aconsejar a sus bailaores y bailaoras. Sabía escuchar sin levantar la voz. Era una más. Hasta que comenzaron a representar una de las piezas del espectáculo. Rafaela Carrasco se transformó, de pronto, en un pájaro que danzaba entre los troncos de su cuerpo de baile. Éste parecía un conjunto de árboles que se alimentaba de la sabia que iba dejando a su paso la gran maestra. El joven ballet esperaba su turno en escena, girando las manecillas del tiempo con lineales brazos, punta y tacón. «Este espectáculo es un homenaje personal a los veinte años del ballet. No he querido rescatar piezas. Lo que he querido es, a...

EL TRIÁNGULO ESTÁTICO- ESTÉTICO DE LA BIENAL Sep16

EL TRIÁNGULO ESTÁTICO- ESTÉTICO DE LA BIENAL...

El festival de Flamenco de Sevilla complementa su programa de espectáculos que tendrán lugar en el Teatro de la Maestranza, en el Teatro Alameda, en el Espacio de Santa Clara, la Capilla del Palacio de San Telmo, en el Lope de Vega, en el Teatro Central, en El hotel Triana, y en el Real Alcázar, con otras actividades artísticas y docentes como cursos, charlas, proyecciones y exposiciones. Un paseo por una Sevilla que vuelve a renacer después del letargo vacacional con sones de la guitarra de Paco de Lucía y la voz profunda de Enrique Morente, se convierten en una apetecible propuesta. Tendrán hasta la primera semana de octubre para pensárselo. En estos días inclasificables verano- otoñales en los que regresa a las calles de Sevilla el ambiente estudiantil, una opción para los “pre- post- universitarios” enfrascados en tanto papeleo, para los “afortunados” trabajadores, víctimas del síndrome post- vacacional, y para aquellos que se embelesan con los escaparates de Tetuán barruntando un sustituto vestuario de invierno, podría ser hacer una pausa en sus, todavía, elásticos días trazando una ruta cultural y flamenca, un triángulo estático- estético, propedéutico y aproximativo al universo de la Bienal. Pueden comenzar el paseo entrando por la Puerta de la Carne, pasando por la capilla de San José para justo a la izquierda alcanzar la calle Madre de Dios, donde se sitúa el CICUS. Allí aguarda Donde mana la fuente, una muestra fotográfica y audiovisual de retratos de Enrique Morente, realizada por Manuel Montaño y patrocinada por la fundación Sgae. La voz lastimosa y extenuantemente cóncava del cantaor del Albaicín te embruja antes de poner el primer pie en la sala, como si el imán te estuviera llamando al rezo. Una vez dentro, la figura de un revolucionario del flamenco...

Encuentros con el presente del flamenco Jul22

Encuentros con el presente del flamenco...

Los encuentros que aquí se proponen son posibles para los aficionados en potencia o para los que no han pisado ningún festival, a través de los cuales se puede recorrer el sentir del pueblo andaluz. No se los pierdan porque aún queda temporada. Los festivales de Flamenco son los que arropan a los artistas que viven por este arte que alimenta nuestra cultura y nos hace grandes. Los cantaores y cantaoras de Andalucía son los artífices de poemas expresionistas, como el que nos trajo el Pele la otra noche, «mira si soy canastero / que cuando paso por un charco / me agacho y me mojo el pelo». Esta forma de decir e interpretar no hace sino parir respeto desde las entrañas del artista a lo cabal de quien recibe, por derecho, este arte sin tener otro remedio que convertir el flamenco en doctrina o en argumento de autoridad de nuestra cultura. Privilegiados aquellos que aún se sienten interpelados por la Zambra de El Pele porque honrarán a Caracol o por las bulerías de la Macanita porque atesorarán el legado de La Niña de Los Peines. Crecí escuchando el nombre de Antonio Mairena porque se vino a trabajar a Arahal con el tío de mi bisabuela y se quedó prendado con Rufina, la hermana de mi abuela, aunque la cosa no pudo ser. Mi tío, Rafael Heredia, era quien contaba este tipo de avatares, por ser primo de gitanos, no sólo del cantaor de fragua sino de El Lebrijano, entre otros, y su padre tenía en Paradas el cine Andaluz, donde artistas como La Niña de La Puebla y El Príncipe Gitano se daban cita. El flamenco siempre ha estado presente en mi familia y esta circunstancia me interpelaba a subir encima de la...

AUDIOVISUALES DE UNA NIÑEZ Jun24

AUDIOVISUALES DE UNA NIÑEZ...

Los primeros años de los 80 se desplegaron en mi niñez, ante mis ojos y desde la pantalla del televisor. Era un tanto complicado escoger las historias, y disponer de un video en el que introducir las películas de alquiler, una suerte. Los géneros fílmicos y seriados iban fraguando mi imaginario sobre qué era el humor, la tragedia, el terror, el suspense, la fantasía, lo romántico, el conflicto, la ciencia- ficción, un musical, la aventura. Así fue como empecé a ensanchar el mundo en el que vivía, dotándolo de múltiples tonos y sentidos. En mi casa, la tríada, Marisol, Rocío Dúrcal y Joselito eran una constante. Independientemente de las relaciones discordes y filiales que establecían Un rayo de Luz entre un abuelo y su nieta; Una Canción de Juventud entre una hija y su padre; y entre un capellán y un huérfano, El pequeño ruiseñor, estas películas te enganchaban porque sus canciones las canturreaba tu madre y la madre de tu madre a la hora de compaginar cualquier tarea. Una se afanaba por seguir la saga, cogía papel y boli, y cada vez que la reponían podía completar la siguiente estrofa para acabar sabiéndomelas tan bien como ellas. Hace poco, me regalaron el disco de las mejores canciones de cine de la Dúrcal, se lo pasé a mi madre y se emocionó tanto, que ahora no hay quien le quite el CD. En casa de mi abuela Gracia, el cuento cambiaba un poquito. Había vídeo, primero fue Beta y después VHS. Mi tío Diego, quien siempre llegaba con pelis de los Hermanos Marx bajo el brazo, nos inició en el humor inteligente. Era alucinante como Harpo descomponía un piano y lo transformaba en un arpa, en un abrir y cerrar de ojos; la parte...

Del papel al celuloide Jun10

Del papel al celuloide...

Edgar Allan Poe, Sir Arthur Conan Doyle y Agatha Cristie, fueron los creadores de Dupin, Sherlock Holmes y Poirot, los detectives más famosos de la literatura. Sus novelas han sido llevadas a las pantallas de cine en innumerables ocasiones con mayor o menor acierto aunque, siempre, de forma atractiva para el público. Atractiva y, a veces, sorprendente. Tres autores excepcionales y tres detectives excepcionales. Pero, también, tres secundarios que aportaron la luz suficiente para que novelas y películas se convirtieran en mitos universales. Cada una de las primeras obras narrativas del género detectivesco de Edgar Allan Poe, Sir Arthur Conan Doyle y  Agatha Cristie tienen como protagonistas una pareja masculina de personajes. Dupin, Sherlock Holmes y Poirot representan los argumentos de autoridad en materia de dilucidación del crimen y estarán acompañados, en todo momento, por sus validos intelectuales e incluso compartirán piso (a excepción de Hasting), el «sin nombre»acompañante de Dupin, Watson y Hasting. Estos personajes se encargarán de ser los narradores de las tramas y de que sepamos algo más de los intrigantes detectives a los que admiran por ser más competentes que los policías de Scotland Yard. Las adaptaciones cinematográficas de los dos últimos siglos han respetado el hilo conductor que comunica el triple objetivo de la novela detectivesca: cómo, quién y justicia. Conocer el cómo se perpetró el crimen y quién lo cometió para que sea juzgado por la justicia. Pero hay algo que sacrifican, la voz del narrador. En su lugar, aparecerán las múltiples voces de otros personajes rodeando la escena fílmica del crimen. Los Crímenes de la calle Morgue ha sido versionada desde el lenguaje audiovisual, aunque respetando su argumento en su más mínima expresión, con la película, en blanco y negro, El doble asesinato en la Calle Morgue...

DESCUBRIENDO TERRITORIOS May28

DESCUBRIENDO TERRITORIOS...

Territorios es una cuestión de elección entre caminos musicales diferentes, entre vías que, aun siendo diversas, llevan a un único punto de encuentro: la pasión por la música. La XVII edición de este Festival Internacional de Música de Sevilla 2014, celebrada los pasados 23 y 24 de mayo en el Monasterio de la Isla de la Cartuja planteó buenas opciones y permitió descubrimientos de grupos emergentes como The Faith Keepers (Zaragoza), Shannon & The Clams (California), o El mató a un policía motorizado (Argentina); pudiendo disfrutar de maestros del punk blues, de la talla de Jon Spencer Blues Explosion (Nueva York) o del rock and roll de la movida de los 80, de Loquillo (Barcelona). Una cosa  tuvieron clara muchos de los territorialistas, que para recordar a Triana, Triana. Después de diecisiete años, Territorios Sevilla, sigue consolidándose como uno de los mejores festivales de música que se celebran en España. © De las fotografías: Antonio Gómez Domínguez. Monasterio de la Isla de La Cartuja, viernes 23, de Mayo, 2014 Aunque los conciertos de Territorios 2014 comenzaban a las 20.00 h, eran casi las nueve y los futuros asistentes aún estaban calentando motores al lado de los coches recién aparcados en los aledaños del recinto o merendando, con gusto, tirados en el césped de dentro. Pocos eran todavía los que seguían en los jardines a Chocolata (escenario principal, Cruzcampo) o a Agorazein (escenario Territorios) y ya teníamos decidido ir directamente al escenario del interior del Monasterio de la Cartuja (cadena Ser) para conocer el grupo de Zaragoza ciudad, The Faith Keepers. En el escenario situado en el patio del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, nos sorprendía un incombustible showman con pantalón ceñido, torso claro-fibroso-desnudo y pelo alborotado, de reminiscente estética  «doorsiana», quien, con los Keepers,...

CIENCIA Y FICCIÓN, EN EL SENTIDO DETECTIVESCO DE LAS PALABRAS...

Baltimor, octubre de 1849, un cuerpo, que no debería estar allí, agoniza en la calle mientras flota su alma delirante. El rastro que quedaba de Edgar Alan Poe (Boston, EE.UU, 1809) fue reconocido por un amigo que le llevó hasta el hospital, donde fallecería días después, por causas que aún hoy se desconocen. Faltaban apenas unas semanas, para que este joven viudo de cuarenta años volviese a contraer segundas nupcias. Una vida segada, como las de sus obras. El gótico periodista estadounidense no engendrará otros hijos que sus cuentos, poemas y relatos de misterio. El decimonónico Poe crea un nuevo concepto ficcional, el de detective, y lo llama Dupin.  Este investigador aficionado se convertirá en el referente parisino de Sherlok Holmes de sir Arthur Conan Doyle, como Holmes lo será, años más tarde, para el detective belga, Poirot, de la británica Agatha Cristie; con exhibicionistas guiños referenciales entre las tres. La novela detectivesca nace con la tríada del primero de nuestros protagonistas, Los crímenes de la calle Morgue, El misterio de Marie Roget y La carta robada. Pero qué les dota a estas novelas del sentido primigenio de lo policiaco, el método científico sin lugar a dudas. Los fundamentos del método científico se vuelven una constante en este género. La observación, el análisis experimental o psicológico y la deducción son las bombillas que iluminarán los nudos del crimen. La explicación científica vendría a desatarlos. Un crimen que se pondrá sobre la mesa para ser diseccionado por nuestros afanados y profesionales detectives (en el caso de Poirot) o aficionados consultores (Dupin y Sherlok Holmes). Encontramos sintomatología narrativa de la aplicación del método científico cuando Dupin aplica la lógica y el análisis pormenorizado de las pruebas, que el asesino olvida por el camino; como observamos la...

ANDREA DOMÍNGUEZ: RETRATISTA DE EXPRESIONES May28

ANDREA DOMÍNGUEZ: RETRATISTA DE EXPRESIONES...

Cuando conocí a Andrea era una de dos. Ágata y Andrea eran dos gemelas que ocupaban dos asientos en mi misma aula de la facultad de Comunicación de Sevilla; pero llega un momento en la vida, en el que una tiene que buscar su propio camino. Esta joven de veintiún añitos tiene claro cuál es desde sus primeros reyes: los lápices de colores. Y he leído por ahí que tener una caja de lápices de colores es lo más parecido a tener un trocito de arcoíris. Quizá sea ésa la razón que alentó a Andrea a crear imaginativos trazos de crayón. La época de Instituto se la pasaba dibujando como si nada y como si todo, porque algunas las sacó gracias a sus originales creaciones, «en la asignatura de “Proyecto Integrado” nos mandaron la lectura de Los Pilares de la Tierra y entregué un dibujo de la Catedral. Así aprobé». Pero ¿cómo es eso de que después de pasar por el Bachillerato de Artes no te metiste de lleno en esta carrera y te fuiste a Comunicación Audiovisual? «Rechacé la plaza en Bellas Artes porque no quiero que algo que me guste se convierta en una obligación y acabe perdiendo la magia que tiene. Prefiero aprender menos, con mi ritmo, con mis métodos. Es como me va bien». La palabra autodidacta puede parecer ambiciosa, pero cuando echas un mero vistazo a sus retratos no transmiten esfuerzo sino facilidad. Todo aprendiz de brujo tiene cierta virtud innata y la de ella, además, está trabajada. Algunas madrugadas, cuando sus compañeras de piso de estudiantes están de regreso, «pero todavía dibujando Andrea». Y no se queda sentada en el asiento. No para de buscar espacios para exponer su obra. Su estreno fue en el café Central de...

Natalia Marín: Una viajera del flamenco May13

Natalia Marín: Una viajera del flamenco...

A Natalia Marín, más conocida por Natalia la del Mechón, no le amenaza el tiempo, lo demuestra en su primer trabajo discográfico, Atemporal. La voz de la cantaora del Barrio de la Macarena, ha viajado por el mundo con el deseo de llevar al flamenco hasta el lejano Oriente. Nadie adivinaría, que Natalia, una mujer de oficina, se convertiría en una artista de enjundia. «En mi casa ser artista era un tabú. Hasta que mi hija no se hizo una mujer no me decidí a dar el paso. La peña Torres Macarena me ayudó muchísimo. Todas las semanas había un recital de grandes artistas. Los privilegiados éramos los jóvenes a los que la peña dejaba sentarnos gratis, en la primera fila, para que mamáramos de los grandes. ¿Quién me había permitido antes eso? Nadie». La peña de treinta y ocho años de antigüedad, de la que habla, ha sido cerrada, recientemente, por una denuncia vecinal, «ya ves, como si lo que allí se escuchara fuese una especie de terrorismo acústico». ¿Y por qué hiciste la maleta? «Mira, aquí los artistas, con el flamenco, malcomemos. Porque eternamente no dura una voz y más ahora que va ligada al físico. Antes, las fotografías de los mejores flamencos eran de gente mayor que tenían solera. Ahora predomina todo lo joven y no esperamos a que la tengan sino que de un joven se pasa a otro. Yo sigo adelante con mis viajes a Japón, por Europa, Marruecos, haciendo cursillos. Te tienes que buscar la vida por otro lao». La cantaora entiende que los sentimientos son universales y comunicables, gracias al flamenco, «por qué me entienden en Japón, madre mía de mi arma, vaya un idioma diferente. Sin embargo, aunque no lo aparenten, ellos son muy sensibles y...

La bandeja Smarphoneana May13

La bandeja Smarphoneana...

La mirada que Gilles Deleuze ofrecía en su Posdata sobre las sociedades de control (en las que arribaba las sociedades disciplinarias de Foucault) se ha quedado corta. Si el filósofo francés levantara la cabeza, y echara un vistazo a la cantidad multiplicable de adeptos- adictos a las nuevas tecnologías que hay y que no se atreven a desconectar, se indignaría. El planteamiento foucaultiano, que referencia Deleuze, no necesita ningún relato de ciencia- ficción que pronostique el modo en que nos tocará vivir porque ya sabemos que “el collar electrónico” (Deleuze, 1991, pág. 44) lo llevamos puesto a todas horas. Nos quejamos de que nos es difícil conciliar el sueño, pero no caemos en que puede deberse a la hipertrofia cerebral que produce la saturación informativa a la que estamos sometidos. No cuestionamos el cercado tecnológico en el que nos movemos y no atisbamos un sentido alternativo en los que nos rodean. Cuando el otro no es más que un “casi yo”, la diferencia un mero matiz y la identidad una imposición, no viene a cuento que el salvaje de Aldous Huxley aparezca en la escena del 2014. La cultura actual, que conforma el modo de ser de nuestra sociedad tecnológica, corre el peligro de “descarnalizarse”, de condenar a las personas a su individualidad por el tiempo que pasamos frente a la máquina y en la máquina. La gula tecnológica ha engullido la carnalidad. Vivimos la mayor parte del tiempo en soledad material. Nuestros encuentros son, cada vez, más virtuales. Lo común es la salvación de las distancias, porque el desplazamiento se vuelve un sobre esfuerzo difícil de soportar. La mayoría de los productos culturales están prensados en lo digital. Los teatros, los conciertos, las exposiciones están digitalizadas. Tenemos acceso directo a la cultura de...

Lola Montiel a través del espejo...

Lola Montiel es una mujer enigmática a quien le apasionan todas las caras del arte. Desde que contaba con dieciséis años, ya imaginaba cuentos que escribía e ilustraba. Descubrió la fotografía cuando estudiaba diseño gráfico y con estos hábitos artísticos amasados, actualmente, realiza una fusión coherente de pintura, fotografía y tratamiento digital, para configurar obras donde su cambiante alma se deja transparentar. Habíamos quedado en la sala «La Fundición» donde, por primera vez, Sevilla le permitía un espacio destacado para poder mostrar varias de sus colecciones. Cuando llegué, la adiviné atando su bicicleta. A mi pregunta respondió, muy sutilmente, «Sí. Soy yo». Lola, ¿cuántas de tus obras han visto la luz? «Las series «Corazón Flamenco», «Hormigueo», «Crisálida», «Abismal». Esta última refleja la sensación de dolor porque no hay ninguna clase de sensación que sea más viva que el dolor; sus impresiones son seguras, no confunden para nada como las del placer. Pero aún tengo muchas en el tintero». La artista sevillana ha concebido cuarenta retratos, que ofrece en la serie «Corazón Flamenco» y que ha acompañado de un pequeño dossier de investigación. «Con este trabajo he podido alzar las voces de las gentes de etnia gitana dando su clara opinión sobre la influencia de su cultura, sus vidas y su historia. Las fotografías que normalmente se ven sobre el pueblo gitano muestran el aspecto más negativo. Nadie merece un trato injusto por pertenecer a un grupo social diferente al resto, en estos retratos les doy valor humano». La intención artística de Montiel no se agota en la sublimación personal, ni en proporcionar goce estético a  quienes observan sus hibridaciones creativas. «Tengo un trabajo sobre la crisis que me gustaría exponer. Entrevisto a trabajadores del sector del «ladrillo», hago que reflexionen sobre la situación que...