Batman imprescindible

GalleryBatman75_1900x900_BM1_53333ef4f048e4.80983462

Muchas son las historias memorables de Batman, desde sus cautivadoras andanzas originales que fundían el espectáculo superheroico con historias de gánsteres propias del cine negro, hasta los complejos desarrollos argumentales de El Largo Halloween o Tierra de nadie. Aquí señalamos cinco que resultan imprescindibles para acercarse al hombre murciélago.

5 Asilo Arkham

5. Asilo Arkham. Grant Morrison y Dave McKean.

De acuerdo,  Grant Morrison no estuvo fino del todo en la construcción de esta historia, en la que el cómo gana interés sobre el qué, pero, su mera premisa que encerraba al hombre murciélago entre los muros de Arkham para enfrentarlo a sus más desquiciados enemigos y  exponer una fragilidad que nunca antes habíamos visto, resultaba impactante. Morrison decidió alejarse de la impronta realista que Frank Miller había traído a las aventuras del Batman y recreo Arkham como una surrealista pesadilla plagada de símbolos, en la que la psique de Bruce Wayne era golpeada hasta convertirlo de nuevo en el pobre chiquillo asustado del que surgió el héroe oscuro. Este retroceso, hasta el punto cero de Batman, es encumbrado por la brillantez grafica de McKean, de un terrorífico expresionismo, hasta cotas de obra maestra.

4. Batman Amor loco

4. Amor loco. Bruce Timm y Paul Dini.

Cierto, estamos ante una historia protagonizada por el Joker y su novia, Harley Queen, que relataba el origen de esta particular y peligrosa villana. Pero, aun así, Amor Loco, surgida como adaptación de la serie de animación de los años noventa (posiblemente la mejor traslación a TV de cualquier superhéroe), y realizada por los mismos creadores, era tan divertida y enajenada que no puede faltar en ninguna lista sobre las historias del hombre murciélago, aunque la aparición de este sea secundaria. Bruce Timm y Paul Dini rozaron el cielo al construir el particular carácter de la única mujer capaz de enamorarse de la locura personificada, retratando la relación tierna y sadomasoquista de Harley y el Guasón para extraer carcajadas de las más negras y violentas situaciones.

3

3. Batman Año Uno. Frank Miller y David Mazzucchelli.

Tras la reformulación de su universo de ficción con Crisis en tierras infinitas, DC comics decidiría contar de nuevo el origen de sus principales personajes. Frank Miller (a quien debemos considerar a pesar de sus últimos traspiés el autor definitivo de Batman), respaldado por el éxito artístico de El regreso del caballero oscuro, sería el encargado de reiniciar la historia de el señor de la noche apoyado en la magnífica narración gráfica de David Mazzucchelli, y regaló un historia perfectamente hilvanada que nos sumergía, por vez primera, en el proceso que lleva a Bruce Wayne a adoptar su rol de vigilante, desarrollando, además, paralelamente y con profundidad, otros personajes como el comisario James Gordon, una de las voces de la historia, o Selina Kyle, alias Catwoman, reinterpretada aquí como prostituta.  La obra, de enorme sobriedad y realismo, marcó definitivamente el tono de las historias de Batman hasta nuestros días.

2. La broma asesina

2. La broma asesina. Alan Moore y Brian Bolland

La relación del Joker y Batman siempre fue especial. Desde su primera aparición, en 1940, este bufonesco villano encajó como un guante en las historias del protector de Gotham y, con los años, se convertiría en su peor pesadilla asestándole duros golpes; como el asesinato del segundo Róbin, Jason Todd. En La broma asesina, el psicótico payaso volvió a ser contundente dejando paralítica a Bárbara Gordon, alias Batgirl; pero  esta obra, magistralmente dibujada por el gran Brian Bolland, muestra sobretodo el relato definitivo de la relación complementaria entre Batman y su némesis, contemplados como dos respuestas diferentes ante una misma e incomprensible crueldad. El final, con héroe y villano fundidos en delirantes carcajadas, no tiene precio.

1.El regreso del caballero oscuro

1. El regreso del señor de la noche. Frank Miller.

Frank Miller construyó su obra maestra como narración futurista, en la que un viejo Bruce Wayne volvía a vestir el manto del murciélago para liberar de nuevo Gotham de corrupción y degeneración. Miller elabora un reflejo radicalizado de la era Reagan, una sociedad violenta y sumergida en la paranoia de la guerra fría, en la que los medios de información de masas manipulan la realidad. Las virtudes estilísticas del autor se magnifican en esta historia, tan oscura como atrevida y visualmente impactante, de calidad narrativa inusitada en el cómic mainstream, para contarnos una reaccionaria historia en la que Batman decide hacer justicia por su mano imponiéndose como vigilante en la ciudad. El clímax del relato enfrenta al señor de la noche con Superman, aquí retratado como caricatura del poder estadounidense que acabará siendo derrotado, representando a su vez la muerte del héroe de la modernidad y la ascensión de su contrapartida posmoderna. El héroe oscuro había regresado para quedarse.