Cooltureta

detail_9UOvK5Dy3MkwFzhPXJNCrR4TIA8Vsl
Cooltureta no es un cómic. La portada ya lo deja bien claro. Tacha la palabra «cómic» e imprime «novela gráfica». Claro, no es de extrañar, es mucho más cool hoy en día hablar de novela gráfica que de ese género ya clásico del relato visual.

¿Pero qué es un cooltureta? Un cool de la cultura. Es decir, esos personajes que van por la vida haciendo alarde de lo cool que son, valiéndose para ello, sobre todo, del consumo de ciertos productos coolturales. Esos que viven en barrios cool (como Malasaña en Madrid), que comen comida cool (esa que parece escrita en otro idioma cuando la vemos en el menú del bar cool, el que tiene sillas que se usaban en otra época y una camarera que estudia teatro) y van a lugares cool (es decir, no van a sitios comerciales ni al bar de toda la vida).

El protagonista de Cooltureta es un hombre, probablemente un treintañero, que se muda a un barrio cool, donde hay muchos negocios que venden ropa vintage, y bares-librerías. El treintañero va a un cine cool (porque quiere explotar la oferta cultural que le ofrece su nuevo barrio) que no es más que el Cine Doré, conocido también como «la filmo», y luego cruza a un reconocido bar de enfrente que ofrece tapas de autor. Esta es la entrada al libro, y las ilustraciones y el guión son tan buenos, que la verdad es que sentimos que estamos en esas aceras de la calle Santa Isabel junto a los personajes (estos, o los de la vida real).

Luego, el treintañero, que quiere pertenecer al mundo cool, acudir a los sitios coolturetas, participa de algunos eventos, como una fiesta del coworking o un festival de cine independiente al que puede asistir con un pase porque, por suerte y por fortuna, ya se hizo amigo de uno que tiene una revista de cine (eso sí que es tener amigos cool).

Pero no todas son buenas noticias, y parece que mantener el ritmo de lo cool al treintañero le cuesta: no es fácil saber qué comentar a la salida del cine cuando se vio una película insoportable y aburrida pero al mismo tiempo se es cooltureta. Se supone que hay que decir algo inteligente con una copa de buen vino en la mano. Tanto estrés, que el treintañero tiene pesadillas en las que los zombis que lo acosan son todos los libros que no ha leído, las películas que no ha visto y los discos que no ha escuchado. Deudas. Su vida parece ser una deuda con la cooltura.

Hasta aquí, es decir, hasta el capítulo 4 inclusive, el libro es sencillamente excelente. Luego la historia sigue con una vecina que le gusta, una fiesta que organiza en su casa (algunos diálogos de la fiesta son realmente buenos) y la cita con la vecina (que resulta ser un fiasco). Hasta llegar al capítulo 8, que no tiene desperdicio: la visita al video club. El treintañero en cuestión decide ponerse al día, y para ello se alquila todas las de Cassavetes. Sucede que hay un cooltureta (con look de cooltureta, de esos que merecen el título y medallas de cooltureta) que lo encuentra por casualidad en el video club y lo desafía. La rivalidad entre los dos personajes es tan fuerte que se sostiene hasta el final de la historia. Pero no hay mal que por bien no venga, y tras padecer frente a la pantalla horas de escenas en las que no sucede nada, nuestro antihéroe decide comenzar a ser fiel a él mismo. Renuncia a su carrera interna por llegar a ser cool, se relaja, pide el vino de la casa en un bar, se enfrenta a su rival -el cooltureta de palo- y sale triunfante de esta historia, que no es un cómic, no os confundáis. Es una novela gráfica.

Una recomendación: mirad el libro, además de leerlo (claro, si es una novela gráfica), pero miradlo con suma atención. En cada rincón de la ilustración, en cada ángulo, en cada borde de la página. Porque ni un trazo tiene desperdicio: las tapas de los libros (en las que podemos reconocer el diseño de un Anagrama compacto), los pósters, las películas… cada detalle es un elemento irónico más que completa la parodia que pretende hacer esta obra.

Calificación: Muy divertido.
Tipo de lector: Coolturetas o sus oponentes.
Tipo de lectura: Relajada, de cómic (perdón: novela gráfica).
Argumento: Un treintañero se va a vivir a un barrio cool de Madrid y hace lo imposible por ser cool en todo lo que hace.
Personajes: Coolturetas y aspirantes a…
¿Dónde puede leerse?: En un barrio cool.
¿Dónde encontrarlo?: En librerías cool, seguro.