Diez grandes fotógrafos de guerra

Deanne Fitzmaurice4

Aladar les invita a descubrir a diez fotógrafos cuya inspiración, inquietud, carácter y mirada, les han hecho introducirse en zonas de alto riesgo. Temerarios o simplemente valientes, quién sabe. Lo que está claro es que sin ellos no sólo seríamos distintos, sino quizás demasiado iguales. Porque en el trasfondo de todas estas imágenes, hay mucha realidad. Y es la realidad lo único que no podemos entender y la razón por la que reflexionamos de forma diversa unos y otros. Intentando alcanzar un conocimiento máximo.

Dentro de la idea antibelicista que rescata Aladar, tratamos de hacernos eco de diez nombres considerados por muchos como todoterrenos del fotoperiodismo de todos los tiempos. Estos fotógrafos son capaces de inmiscuirse en zonas de especial alto riesgo y, contrariamente a lo que se piensa, les gusta estar más detrás de una cámara que delante. Nuestro humilde reconocimiento para todos los que se quedan fuera y para aquellos que trabajan para medios audiovisuales que han conseguido desde la pequeña pantalla, informar sobre los conflictos nacionales e internacionales que aún pueblan nuestro mundo. Sacamos este tema a colación porque quizás la primera imagen que impactó de forma profunda en nuestras generaciones, posiblemente, sea la de una niña indefensa en Nicaragua acorralada por una montaña de lodo y cuyos brazos la mantuvieron viva aproximadamente una semana. Esta imagen supone toda una declaración de principios ligada al periodismo ya sea escrito o gráfico. ¿Es antes la ética o la información, o lo que hoy llamaríamos sin temor a equivocarnos espectáculo? Una cosa parece clara y es que las noticias bélicas y catastróficas venden más que otras muchas, hasta el punto de que su bombardeo produce un efecto anestesiante en la población hoy en día.

Nuestro propósito pretende ser más ilustrativo que otra cosa sobre lo que han supuesto los principales conflictos armados, algunos aún vigentes al menos en nuestro imaginario común. Por ello, y sin obviar premios y reconocimientos, hemos seleccionado diez imágenes que son impactantes en la medida en que lo son, pero que pretenden sugerir también ese fuera de campo donde ocurre todo. Imágenes sugerentes, algunas hasta irónicas en su punto de vista, un terreno que por otro lado no da para muchas bromas dado su reverso tenebroso, lleno de crueldad y, en muchos casos, temeridad; en ellas, evidentemente, se encuentra el horror encarnado en fanatismo, en lágrimas por la muerte. No es éste un reportaje sobre la felicidad, por tanto, y la selección ha procurado no ahondar demasiado en lo escabroso, si bien el poder en este caso de la imagen (a veces con la palabra también se infringen daños, insisto) resulta demoledor. Todo ello es porque consideramos que la fotografía que se hace tan sólo para complacer puede resultar sosa u oportunista . Un ejemplo de ello son algunas de las que disparó George Arend durante la Segunda Guerra Mundial para poder subsistir como reportero, pero eso forma parte de la precarización de un oficio (en algunos lugares tan antigua como el oficio mismo) como decíamos, donde a los trabajadores no les dan precisamente cursos en prevención de riesgos laborales.

Robert Capa

Robert Capa
Seudónimo de Endre Ernö Friedmann, de nacionalidad húngara, murió en Vietnam durante 1954 y fue uno de los fundadores de la agencia MAGNUM (1947) junto a David Chim Seymour, Cartier Bresson, George Rodger y William Vandivert. Cubrió entre otros conflictos la guerra civil española, la segunda guerra chino-japonesa o la de Indochina. De su trabajo sobre la Guerra Española, es especialmente famosa Muerte de un miliciano, quizás la primera gran fotografía de guerra que congelaba el momento del disparo. Sin embargo, hemos escogido Voluntario de las Brigadas Internacionales debido, también, a que esta imagen ha sido portada de Soldados de Salamina de Javier Cercas y sentimos una profunda admiración por ese soldado Miralles a quién describe el narrador-personaje a lo largo de su ardua y, por momentos, estéril investigación (el resultado es una novela espléndida quizás por ello). A raíz de estos éxitos, Capa se hizo famoso por la frase si tus fotos no son lo suficientemente buenas, es porque no te has acercado bastante; muchos reporteros hicieron de esta sentencia su lema de batalla. Estuvo  unido sentimentalmente a la fotógrafa Gerda Taro, cuya obra empieza a trascender y a ser considerada sólo décadas más tarde.

James Nachtwey

james nachtwey
Todavía en activo, nació en Siracusa, Nueva York en 1948, obtuvo formación en Historia del Arte y Ciencias Políticas en Massachussets, donde obtuvo el premio honoris causa de las Artes de su Universidad. Curtido en oficios varios, entre ellos marino mercante o camionero, trabajó como editor de películas documentales de guerra. Como fotógrafo se estrenó dando cobertura al conflicto civil de Irlanda del Norte en 1981 durante la huelga de hambre de los miembros del IRA y el INLA. La imagen seleccionada, Jubilación y anuncio de la resignación de Shuarto está tomada en Indonesia en 1998. Ha pertenecido a la agencia MAGNUM y trabajado largamente con la revista TIME. Su obra se ha expuesto en lugares tan variopintos como Nueva York, París, Roma, Madrid o San Diego. En 2003 trabajando para la sucursal de esta revista en Bagdad fue herido por una granada que le dejó inconsciente durante un día. Entre los premios recibidos posee duplicado el Leica Award y el conmemorativo de Martin Luther King. Probablemente ahora mismo sea una de esas figuras imprescindibles en este campo de estudio.

Don McCullin

Don mccullin
Cuentan que este inglés, nacido en 1935, tomaba café en París cuando, al tener suerte con algunas de sus fotografías, tomó la decisión de vivir bajo el peligro de las balas y las explosiones; el tipo estaba allí celebrando su segunda luna de miel y decidió volverse a su Londres natal tras ver unas imágenes de soldados alemanes durante la posguerra que saltaban la alambrada de Berlín Oriental. De carácter impulsivo, concebía su modo de mirar desde el mito del rey Arturo y todo lo místico que existe en torno a él, y durante bastante tiempo se centró en contar sólo lo que pasaba en su país. A este respecto, la primera imagen que le hizo querer ahondar en su propia desesperación fue una que retrataba las pandillas locales de Finsbury Park de la época (The Guvnors). Independientemente de ello, McCullin ha retratado otras zonas en conflicto como Chipre, Vietnam, Nigeria, Irlanda del Norte, Bangladesh, Líbano o Siria. Sigue siendo referente para muchos y ha sido protagonista del Festival Internacional de Fotoperiodismo Visa pour l’Image de Perpignan.

Walter Astrada

Walter Astrada
¿No les recuerda esta foto a un capítulo de la popular serie que transcurría en Baltimore, Maryland, The wire escrita por David Simon? Pues nada más lejos de la realidad, ya que no contiene nada de ficción; de hecho está tomada durante una jornada post-electoral en Kenya. Su autor (Buenos Aires-1974) concibe el fotoperiodismo desde su empeño de retratar lo más fielmente posible la violencia que sufren algunos grupos sociales frente a otros. Es conocido por su paciencia, sentido de la oportunidad y proximidad a la acción. Con sólo 13 años quería ya dedicarse a la fotografía de prensa, pero como no tenía dinero para comprarse una cámara, trabajó primero como mecánico de aviones. En 1996 empezó a trabajar para La Nación, culminando su célebre serie La fé en 1999 con imágenes de Brasil, Chile, Bolivia y Perú. Se conoce América latina y su variedad de conflictos al dedillo y ha recorrido África y Asia en sus zonas más convulsas. En su proyecto Under pressure muestra fotos irónicamente más distendidas.

Deanne Fitzmaurice

Deanne Fitzmaurice
Ganadora del Premio Pullitzer de Fotografía 2005, es famosa por su concienzuda serie sobre las consecuencias de la guerra sobre un niño iraquí, de la que exponemos sólo un ejemplo. Nació en Melrose, Massachusets, graduándose en Arte en San Francisco, California. Entre las revistas para las que colabora destacan TIME y NEWSWEEK. La serie comentada, Saleh, muestra una visión del conflicto que trata de integrar a una vida normal al chaval, de tal modo que recuerda a proyectos como el que se llevó a cabo en España con Planta cuarta o Pulseras rojas (exportada esta última y ambas escritas por Albert Espinosa). Tiende a personalizar los conflictos, poniéndole el nombre a sus series de los protagonistas de cada historia. Destaca también por sus recorridos en torno al tráfico sexual en Asia y Estados Unidos y colaboró con la revista Sports Illustrated en su trabajo Robot boy. Además del reporterismo ha trabajado en fotografía publicitaria para Netflix, Mazda, Target, Avon y Microsoft.

Craig F. Walker

Craig F. Walker
Publicada en el Denver Post y Premio Pulitzer de Fotografía de 2010; en esta imagen vemos el resultado de una investigación por parte del reportero del perfil que escoge la Guerra de Irak para defender a los Estados Unidos. El chaval, que más podría ser un geek informático, no parece sentirse en la entrevista previa, precisamente, como pez en el agua. Tras vivir en York, Pennsylvania, Walker se fue a estudiar fotografía en Rhode Island, llegando a trabajar para Marlboro y Berkshire Eagle; estos trabajos fotográficos le llevaron a ser contratado como personal en el periódico ya mencionado. Nos ha contado historias de su país, pero también de fuera. Se alzó con el Premio de la Asociación Nacional de Prensa por una foto en que un chico que trabajaba con camellos aprende a montar a caballo en Kuwait. Pasó alrededor de dos años fotografiando al adolescente Ian Fisher desde que entró en la Universidad hasta que se hizo soldado. También firmó una excelente serie sobre la pobreza infantil en Colorado.

William Eugene Smith

William Eugene Smith
Oriundo de Kansas (1918), falleció en Tucson (Arizona) setenta años después, debido al abuso de sustancias estupefacientes. Empezó su trayectoria haciendo fotos para los periódicos locales The Eagle y The Beacon. De carácter conflictivo, trabajó en Newsweek, de donde fue despedido por negarse a usar cámaras de formato medio, uniéndose en 1939 a LIFE con la que mantendría una relación profesional de amor-odio durante toda su carrera. Cubrió la Segunda Guerra Mundial desde los frentes de Saipam, Guam, Iwo Jima y Okinawa. Antes de entrar en MAGNUM, viajó hasta Reino Unido para retratar a Clement Atlee del Partido Laborista. Fue especialmente acalorado en sus discusiones sobre la importancia del autor de las fotografías en el proceso de edición final, en el proceso de selección de las fotos que finalmente se publican, su orden y disposición en la maquetación de la página y epígrafes que las acompañan. La fotografía seleccionada forma parte de Spanish Village, un ensayo fotográfico del pueblo extremeño de Deleitosa, realizado en 1950, en la que se dispararon 1575 imágenes con un informe escrito de 24 páginas; tirándose alrededor de 22 millones de ejemplares si contamos las sucesivas reediciones del libro.

Horst Faas

horst faas
Recordado por sus magníficas instantáneas sobre las consecuencias civiles de la Guerra del Vietnam, la fotografía mostrada es un claro ejemplo de ello. Nació en Berlín en 1933 y murió recientemente, en 2012. Habiendo recibido dos veces el Premio Pulitzer, se prestó a mentorizar para obtenerlo a otros fotógrafos, por ejemplo,  Huynh Cong Nick Ut. Cubrió conflictos en Congo y Argelia, hasta ser trasladado a Saigón en 1962, llegando a ser pareja profesional con otro grande, Peter Arnett, del que no se separó en diez años. Durante 1976, se trasladó a Londres, retirándose ya en 2004. A su vez, es coautor de los libros Requiem y Perdidos sobre Laos, obras que indagan sobre la vida de fotógrafos de guerra desaparecidos en Indochina.

Mikel Ayestarán

mikel ayestaran
Como profesional multimedia que es, compagina su labor gráfica con la de corresponsal de guerra . Su considerado bautismo de fuego se produjo el año 2006 durante la invasión israelí al Líbano. Ha cosechado Premios como el Manuel Alcántara de Periodismo. En el campo más puramente fotográfico ha realizado dos exposiciones, ambas en San Sebastián, sobre el aniversario de un terremoto, así como una crónica documentada sobre 33 días de guerra en 33 imágenes. Toda una promesa, a pesar de su corta edad y dilatada experiencia en el terreno.

Eddie Adams

eddie adams
Fotoperiodista de trinchera nacido en 1969, recibió, al igual que otros reseñados, el Pullitzer por esta Saigon Execution, una imagen que recuerda en cierto modo al posterior cine de Takeshi Kitano. Nacido en Pennsilvannia el año 1933, murió a causa de una enfermedad del habla (mal de Gehring) que no le impidió seguir trabajando hasta el final de sus días. Destacan en su repertorio, Soldado israelí en el canal de Suez, Seeking Escape o Embrace.