EL ASESINO DENTRO DE MI

KillerInsideMe
Jim Thomson es un autor de novela negra cuyos protagonistas muestran siempre una inclinación escabrosa por el lado oscuro del ser humano. Sin embargo, sus héroes o antihéroes tienen bastante que ver con los de Hammett y Chandler, en el sentido en que si no es que fracasen en sus hazañas, sí se sienten perdedores e incomprendidos.

Esta novela, comparada por la crítica del momento con 1800 almas, nos ilustra sobre el personaje de Lou Ford, un tipo de apariencia amable y hasta amigable que se esconde bajo una enfermedad que es su propia camaleonicidad y por la que vamos descubriendo su secreto. Y es que Lou es un tipo violento, capaz de escurrir el bulto, provocar el suicidio de los débiles y enfrentarse a situaciones que le hacen ver el mundo desde su revés más perverso.

Ahora que se está empezando a poner de moda la extimidad gracias a algunos autores nórdicos; el personaje de Lou, siempre desde el american way of life, juega a contarnos también su vida y lo hace sin concesiones, rodeando la acción para acotarla en su prosodia, dando a entender que la realidad es simple, pero lo que ronda dentro de su cabeza, no tanto.

Cuando Joyce, la prostituta que luego desaparece y a la que dan por muerta (siendo Lou el principal sospechoso) provoca ante sus inocentes ojos, un escarceo que es todo menos agradable, nos encontramos con una visión que nos muestra a Lou desde una asexualidad que le hace incapaz de relajarse en el cortejo; si a esto sumamos cierta misoginia, que le hace mentir a Amy, su legítima novia con la que está a punto de casarse, tenemos a un tipo atractivo, pero ciertamente perturbado, más psicópata que loco (de hecho, consigue ingresar en un manicomio y engañar a los doctores, haciéndoles creer que sufre alucinaciones visuales, que por otra parte y como víctima del sistema, le son inducidas desde un proyector a sabiendas de todos).

En el hecho de preguntarnos por qué Lou nos cuenta lo que nos cuenta y además por qué lo hace en primera persona, pudiera estar el motivo por el que se mascan tragedia y comedia; como el lector encontrará pocas respuestas claras a esta pregunta, nos sugiere todo ello un esbozo de lo que debiera ser y de hecho es un gran personaje inscrito en una trama elocuentemente digna.

Calificación: Estupenda.
Tipo de lector: Literario.
Tipo de lectura: Profunda, ágil.
Argumento: Lou Ford el personaje, el hombre.
Personajes: En su sitio.
¿Dónde leerlo?: En un lugar tranquilo.