El evento cultural más importante de América Latina

thum_1_nota_20178_2

Mientras en Sevilla está teniendo lugar su Feria del Libro anual, en la capital de la Argentina concluyó hace dos días el que se considera el evento cultural más importante de América Latina: la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.

Cuando el verano porteño se retira de a poco (y este año más lentamente que de costumbre) para darle lugar a la llegada del otoño, la Feria abre sus puertas en el predio de La Rural y durante tres semanas recibe alrededor de 1.200.000 visitantes que se pierden por pasillos y stands pero se encuentran y se topan con libros en una superficie de 45.000 metros cuadrados. Del 23 de abril al 11 de mayo pasados se desarrolló la 41ª edición de este mega evento que entusiasma a profesionales y al público general por igual.

Hay algo de sol afuera. El otoño se resiste. La Feria brilla. Los pabellones verde, amarillo y azul se alzan sobre alfombras. Las salas ofrecen actividades. La programación promete invitados nacionales y extranjeros. México tiene protagonismo porque es el país invitado de este año. Y Aladar está en Buenos Aires. Me siento en una pizzería dentro del predio de la Feria y en esa mesa, bajo una sombrilla, espero a Pablo Perelman, economista argentino especializado en industrias culturales y en particular en la industria del libro, para entrevistarlo. Sé que puede darme respuestas muy precisas, pues realizó por encargo de Comisión Económica para América Latina (CEPAL) los primeros estudios sistemáticos sobre las IC (Industrias Culturales) en la Argentina y coordinó el Foro de Industrias Culturales de la Secretaría de Industria. Fue, además, durante más de diez años Director del Centro de Estudios para el Desarrollo Económico Metropolitano (CEDEM) en el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Mientras lo espero, leo la última entrada que escribió en su blog Correlatos, que se titula “¿Es la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires una cita obligada?”, que me deja muy en tema. Llega enseguida, nos damos un beso (no dos) y entonces comenzamos, conversamos:

Feria_Internacional_del_Libro_de_Buenos_Aires

Según las encuestas que se realizan cada año, que permiten obtener y sistematizar la información, ¿cuál es el perfil de la (tanta) gente que asiste a la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires?

El perfil de los asistentes es muy variado. Cabe resaltar que el 30% de los asistentes es menor de 30 años, lo cual es un porcentaje muy elevado en una ciudad que tiene una población envejecida. Otros de los rasgos a resaltar es el alto nivel educativo de los concurrentes, ya que más del 40% posee estudios universitarios completos y de postgrado. Naturalmente, la gran mayoría de quienes la visitan viven en la Ciudad de Buenos Aires y sus alrededores, pero cabe destacar que más del 15% residen en el interior del país y un 3% en el extranjero.

¿Cuán fieles son los porteños a este evento?

Los porteños son muy fieles a su Feria. El año pasado, aproximadamente el 40% de los asistentes que concurrió iba al menos por su sexta Feria (si solo consideramos a los porteños, el porcentaje casi llega al 50%), y aún más: casi la mitad de los asistentes concurren más de una vez al evento durante un mismo año, y un 20% asiste por lo menos tres veces, como ocurrió en la edición del año pasado. En menor medida, por razones obvias de distancia, para mucha gente del interior del país también la Feria es una cita obligada, y tratan de combinar los viajes a Buenos Aires que realizan por otros motivos (vacaciones, negocios o visitas a familiares) para no perdérsela.

¿Cuál es el objetivo de esta Feria (que a priori, me atrevo a arriesgar, difiere bastante de los objetivos que puedan tener otras Ferias como la de Barcelona o Frankfurt, que se caracterizan por las ventas de derechos de autor o demás negociaciones profesionales del mundo del libro)?

Su objetivo principal es promover el libro y el hábito de la lectura. Obviamente también es un gran acontecimiento comercial que las editoriales y las librerías tratan de aprovechar al máximo, para vender más libros. Por eso muchos lanzamientos coinciden con la realización de la Feria, que tiene como particular característica ser la más extensa del mundo, pues transcurre durante tres semanas, y la más concurrida en público del planeta, ya que la visitan aproximadamente 1.200.000 personas.

¿Qué es lo que motiva a la gente a asistir a la Feria?

Están los que concurren con objetivos muy concretos y específicos, como asistir a la presentación y firma de un libro por parte de su autor, a una charla o debate, o a un espectáculo artístico. También los que buscan libros que saben que difícilmente conseguirán en las librerías, porque son de autores del interior del país o del extranjero, y no son distribuidos en los canales comerciales tradicionales. Y ojo que no hablamos solo de literatura en idioma extranjero, sino también de aquella que está traducida al español. Otros, en cambio, van sin un objetivo tan claro, porque sienten que la Feria es una cita literaria y cultural obligada, y eligen sus actividades una vez que entran en el enorme predio en que la Feria se realiza. Eso es un peligro porque muchas veces los visitantes se pierden entre montañas de libros o se frustran tratando de decidir entre la multiplicidad de actividades que se ofrecen en simultáneo.

Me consta que antes de que la Feria abra sus puertas al público general tienen lugar las Jornadas Profesionales, ¿hace cuánto se desarrollan y en qué consisten?

Las Jornadas Profesionales van por la edición número 31, y es un encuentro al que asisten editores, libreros, escritores, bibliotecarios, traductores, ilustradores y otros actores relevantes del sector para intercambiar ideas, desarrollar vínculos y capacitarse. También es el espacio natural para hacer negocios editoriales como la venta y compra de libros y derechos de autor. Sin embargo, como ya señalaste al respecto, Buenos Aires está rezagada en relación a otras Ferias como las de Barcelona y Frankfurt, e incluso en comparación con la Feria de la Ciudad de Guadalajara, en México, si nos restringimos al idioma español.

¿Existen en la Argentina otras Ferias en el interior como en España hay en la propia Sevilla, por ejemplo, que se está desarrollando ahora?

Sí. En Argentina se estima que existen alrededor de ochenta Ferias del Libro que tienen lugar tanto en ciudades importantes, como en otras con escasa población. Dichas Ferias tienen objetivos que coinciden con los de la de Buenos Aires, pero también otros específicos como promover la literatura regional, las identidades culturales locales, y la visita de autores nacionales y extranjeros. Muchas tienen apoyo gubernamental y otras son autogestionadas por libreros, editores o cámaras empresarias provinciales. Son a menor escala tan importantes y necesarias como la Feria del Libro de Buenos Aires, y por lo tanto deben ser motivo de una política pública a nivel nacional enmarcada en la promoción del libro y la lectura.

feria-del-libro-bs-as

Por último: ¿te parece que actualmente, en tiempos de Netflix, por ejemplo, el libro está perdiendo lugar en el consumo cultural de las personas?

No lo creo. Hace décadas que el libro ha sobrevivido a la competencia de otros consumos culturales como el cine, la radio y la televisión, y más recientemente a Internet y a las redes sociales. Los estudios que realizamos con los asistentes a la Feria de Buenos Aires muestran que las personas que consumen películas y series on line, leen tanto o más que aquellas que no han adquirido esa práctica. No olvidemos que el cine e incluso los videojuegos se nutren de la literatura, y muchas veces contribuyen a que la gente lea. En consecuencia, los formatos más que competir se retroalimenten entre sí. Si no, veamos lo que sucedió con los libros, películas y videojuegos del mago “Harry Potter”, o más recientemente con la zaga televisiva y la serie de novelas “Juego de Tronos”.