EN TORNO A LAS EXCENTRICIDADES DEL CARDENAL PIRELLI

ronald-firbank-9
Esta novela es un despropósito. Me reconozco como un aficionado a la literatura decadente y a los raros. Confieso haber encontrado méritos e interés en Lorrain, en D´Annunzio, en Hoyos y Vinent. Pero esto es demasiado.
Firbank no entendió en vida que no lo comprendieran, y es que seguramente el público británico no estaba preparado para la intensidad barroca de una Sevilla inventada, a lo que se trasluce detrás de esas liturgias de la catedral y del coso, hechos ininteligibles para la moral anglicana desplegados bajo la violencia de un sol ajeno y excesivo.
Pero tampoco desde España se entiende esa imagen adulterada de Andalucía.
Con lo cual el relato se torna ilegible. Son personajes sin componer, conversaciones mezcladas con vaguedad dentro la narración, estampas exageradas y anecdóticas sin ninguna profundidad, tópicos malformados.
Una escritura breve, sin enjundia de relato ni de novela en la que solo hay destellos de extravagancia de lo que comienza siendo una farsa, lo que no sería malo si no fuera porque su autor, poco a poco, va intentando endosárnosla con sus veleidades literarias.
Y aun así nos deja frases célebres por lo demenciales. No tengo nada que declarar aparte de mí mismo.
El hechizo de Sevilla le trastornó.

Calificación: Exótico.
Tipo de lector: Raro.
Tipo de lectura: Extravagante.
Argumento: Desquiciado.
Personajes: Latentes.
¿Dónde puede leerse?: En un patio de Sevilla, una noche de verano.