La gente no es como tú

gabi beltran
En la contraportada de este libro de Sloper, dentro de la fabulosa colección “La noche polar” se advierte que su autor es y ha sido diseñador de notable éxito en España y Estados Unidos y que se estrena en las letras con esta colección de arte-factos en forma de cuentos e hiperbreves. Son piezas que entienden el riesgo en literatura desde un alto estado de gracia que los hace particularmente contrastados y punk entre sí. Apenas detrás hay un personaje o una línea de acción, pensamiento y conflicto comunes, la de un perdedor que siente haber nacido desde una rebeldía necesaria y adolescente que le hizo madurar demasiado pronto. Hernán Migoya dice que hay mucho de él mismo en la apuesta; los que creemos en la literatura como disfraz (que no tiene por qué ser deshonesta) aplaudimos igualmente. Porque sabemos que tras estos relatos y aforismos no sólo hay una tremenda libertad, sino ese humor que tanto nos gusta.

Las repugnantes gaviotas hacen moverse de sitio al más pintado. Eso y su sorpresa. Agujeros también va de emociones, que son como trozos viscerales que terminan en Grúas, un relato del paisaje que no abandona todo lo anterior.

Fiebre y Heridas son dos piezas que siguen hurgando desde el atractivo formato escogido.

Sin embargo, es a partir de Hugo Boss on the beach, donde el personaje se queda en pelota picada ante su lector y lo hace con altos vuelos, como poca gente se atreve, consiguiendo que la vergüenza aunque le pueda, le convierta en autoinmune.

Recuerda más este recorrido por el lado salvaje a En el camino que a cualquier libro de Bukowski o Fante, novelas y cuentos éstos, muchos hilvanados desde la necesidad de escribir honestamente sobre el trabajo y devenir cotidiano.

Anfetas, heroína, cocaína o mefedrina, son otros personajes que mantienen en suspenso y bajo la atenta patente de un afán de desaparición que a veces empiezan a medirse con otras varas distintas a las de la autenticidad y que sobrepasan la identificación. Un ejemplo es Zanjas.

El último capítulo, Golpes tiene alguna sentencia prodigiosa como la de los pollos fritos y crudos y en ella encontramos reflexiones y poesía, que tratan de no mirar a otro lado a nada ni nadie de los que le rodean.

Calificación: Muy válido.
Tipo de lector: Salvaje.
Tipo de lectura: Minimalista.
Argumento: Esas piedras del camino que molestan.
Personajes: Libérrimos.
¿Dónde leerlo?: En Ibiza.