La jungla de asfalto

225px-William_Riley_Burnett
La confirmación de que de malas novelas salen buenos guiones, hecha por Linda Seger en El arte de la adaptación, es en este caso, si no fehaciente, sí relevante.

Esta novelita pergeñada por el autor oriundo de Ohio, W. R. Burnett, responsable entre otras de El último refugio o El pequeño César, carece aquí de su mejor baza y no precisamente por el uso de unos diálogos esquemáticos en su mayor parte, pero resolutivos en el nudo de la acción; sino por la existencia de unas descripciones torpes o poco brillantes, para lo que da de sí el género.

Sin embargo, al ser publicada en 1949, fue un éxito de crítica en Estados Unidos, lo que hace que tal vez sea más que necesario un replanteamiento de traducción en la edición manejada (El País).

La corrupción del estamento policial empieza siendo el planteamiento que va dejando paso a la existencia del peligro latente a través del personaje, hampón privilegiado, de Erwin Riemmenscneider, envuelto en planes de robo, junto a dos mensajeros del miedo azotados por el crac, de una joyería, Pelletier & Co., sita en un lugar asfixiante del que no se hace metáfora local alguna.

Si cuando los planes salen mal, la irritación que ocupa a sus artífices puede ser grande; cuando salen bien, el asunto no es para menos y así vemos como el abogado Emmerich, que juega a ser el que paga por las joyas, no sabe guardar promesas y es un desecho humano que sólo conoce de cerca la hipocresía.

Se agradece la ausencia final de moralejas, así como la agilidad de los diálogos. La película de Huston no sería igual sin muchos de ellos.

Pero otra cosa es la literatura. Queda tan hibridizada por el cine que el lenguaje se abarata en algunos casos.

De cualquier forma, merece la pena acercarse al libro para conocer de cerca una historia hecha y vendida en papel, por uno de los guionistas de Hollywood más prolíficos (unos sesenta de ellos llegó a firmar), que repudia el psicologismo y hasta el humor en pro de un concepto de la acción caótico.

Calificación: Algo decepcionante.
Tipo de lector: Cinematográfico.
Tipo de lectura: Sencilla.
Argumento: El robo de una joyería y sus consecuencias.
Personajes: Lo mejor.
¿Dónde leerlo?: En pleno Chicago año 30.