La pasión según G. H.

ClariceLispector
Otra metamorfosis, sí. Es completamente diferente. Son cucarachas en los dos casos, sí. Pero en un caso para enajenar, en el otro para liberar. Gregorio Samsa (G. S) ahora es la cucaracha, G. H ahora también es la cucaracha, los dos se transforman. Pero en G. S es más una condena y una muerte; en G. H, una liberación, no tanto para trascender sino más bien para transgredir la trascendencia: para ser ahora.

H es G.H, sabemos solo sus iniciales. Es la protagonista-narradora de esta novela de la escritora brasileña Clarice Lispector. Una novela articulada en cuestionamientos de carácter ontológicos para servir a un planteamiento metafísico. Una mujer burguesa que no se transforma en cucaracha, se des-transforma para poder ser. Se disuelve lo individual y lo presente: es una mujer para ser la mujer de todas las mujeres en el transcurrir de los milenios. Es tan primitiva como la especie a la que pertenecen las cucarachas.

H viaja del salón de su piso burgués hacia el cuarto de la criada (de raza negra) y allí encuentra dos cosas que no esperaba (G. H esperaba encontrar desorden): una pintura en la pared donde se distinguen una mujer, un hombre y un perro, y una cucaracha en el armario. Su viaje es como un viaje a las cavernas (no lo digo yo, lo sugiere la propia G. H, y se hace evidente).

Pero el viaje no es de la luz hacia la oscuridad ni de la riqueza hacia la pobreza. Es al revés. Una vez que entra allí y descubre a la cucaracha, G. H se desheroiza, se des-transforma (y hasta se deshumaniza) para ir de la oscuridad a la iluminación: a aprender qué es ser, qué es vivir. Para ello, el camino es el despojo, el alcance de la neutralidad (cero, nada), la renuncia y no la adquisición, y el retorno a los orígenes, a la vida anterior, a la era primaria. Lo neutro está del lado del silencio, es aquello que no puede ser nombrado, es la realidad como materia prima y no más el lenguaje como mecanismo para la humanización o la construcción del montaje humano.

Es, al mismo tiempo, una novela existencialista: el ser y la nada permanentemente. La existencia. Y el concepto del infierno también planteado.

H encuentra a la cucaracha inmunda e intenta matarla. Cierra bruscamente la puerta del armario para pillarla, pero aunque lo logra la cucaracha no muere, queda ahí atrapada mirándola fijamente (con ojos salados, así son descriptos) y despidiendo de su cuerpo una sustancia blancuzca. G. H se reconoce inmediatamente en eso inmundo, es ella misma inmunda, pero poco a poco, por medio del gran viaje o monólogo interior que constituye la novela, se acerca a una revelación: la renuncia es la revelación, y ese es el premio. Lo que ahora tiene G. H es la posibilidad de vivir pues le fue revelado su ser, para el que no se precisaban actos heroicos sino más bien un gesto mínimo. Y G.H hace ese gesto mínimo: bebe el fluido blancuzco de la cucaracha, y eso es como regresar a las entrañas.

Hay algo de retorno a la leche materna en esa degustación de G. H. Algo de lo primitivo y los orígenes ya mencionados. Tal vez por eso interpela a su madre, G. H, en algunos pasajes. También hay otro «tú» al que G. H habla, a un hombre, a un amor.

Es una novela pesada, compleja, profundamente reflexiva y filosófica sobre una metamorfosis que nos habla de volver a lo más remoto, al mundo primario, como condición para dejar de existir como existía G. H y empezar a hacerlo de otra manera, romper la envoltura y las máscaras para ser como no se era.

Calificación: Densa pero excelente.
Tipo de lector: Muy muy predispuesto a una lectura filosófica.
Tipo de lectura: Complejísima.
Argumento: Una mujer burguesa entra por primera vez al dormitorio de su criada y allí, frente a una cucaracha moribunda, comienza un viaje interior de carácter metafísico.
Personajes: G. H.
¿Dónde puede leerse?: En cualquier lugar con pleno silencio (o sea, en pocos).

ampao
A. M. P. A. O. – Ocio y Tiempo Libre para Personas con Discapacidad Intelectual
C/ Antonio Pérez, 19, Bo C. 28002. Madrid. Telf: 91 564 00 00 / 639 84 68 35
ampao@fundacionampao.com
www.fundacionampao.org