La rosa ilimitada

129048_83485_Carlos-Maleno-con-un-ejemplar-de-su-segunda-novela-‘La-rosa-ilimitada’_G
Un libro arriesgado desde lo gráfico en su portada y hasta censurado en Facebook por la imagen que muestra.: una mujer desnuda de la cintura para abajo, a la que encima le falta una pierna.

Pero desde la portada ya otra cosa, no solo riesgo: homenaje. Homenaje con su título a Roberto Bolaño, el escritor chileno que en 2666 creó un personaje escritor (Benno von Archimboldi) que escribe entre otros el libro La rosa ilimitada.

En La rosa ilimitada de Carlos Maleno, el personaje-escritor/editor (Roberto Fate, sí, Fate, como el periodista de 2666) también escribe un libro. ¿Y a que no imaginan cómo se llama? Pues sí, La rosa ilimitada.

Roberto Fate se obsesiona con una escritora argentina llamada Paula Boccia a quien, junto con su socio, deciden publicar. La invitan a Almería para firmar contrato o hacer los arreglos necesarios pero allí, además, se entretienen los tres yendo a un recital de poesía de Houellebecq, claro, ese escritor francés desgarbado que se refugia en su casa del sur español de cuando en cuando. Entonces Houellebecq es un personaje de Carlos Maleno y es también el título de uno de los capítulos de La rosa ilimitada. ¿De cuál de las rosas? Pues ese es el juego preferido de Maleno, me atrevo a pensar: desconcertar al lector con un juego permanente de ficción dentro de la ficción donde nunca se acaba de saber si los acontecimientos y sucesos que se narran, se narran en la “macro-novela” o en la novela dentro de la novela o acaso en recovecos o resquicios de alguna de ellas. Porque además de ficción y metaficción hay ensoñaciones, supuestos, presagios, sueños repetitivos, alucinaciones, que siguen estando en el universo de lo no-real incluso dentro de la propia ficción (porque siempre hay más ficción debajo).

Ya en Mar de Irlanda, Maleno jugaba a esto hasta las últimas consecuencias, a la literatura-Matroska. Y aquí repite su recurso y eleva el tema: la literatura como negación de la verdad y la cultura como farsa.

En Maleno siempre se lee horror y pesimismo. La rosa ilimitada es violencia y sangre pero ahí donde debía haber humanidad, eso es lo terrible. Que la sangre, como una rosa, se abre sin límites ante lo natural o lo normal. Irrumpe en la vida como si no hubiera otra posibilidad de vida o de realidad. Entonces, el espanto cala en lo cotidiano, los seres se vuelven repugnantes y nadie se salva.

Con una narración por momentos vertiginosa y caótica, esta novela exige atención a sus lectores pero sobre todo coraje para soportar la crudeza de un mundo que plasma sin consuelo.

Calificación: Cruda
Tipo de lectura: Suculenta
Tipo de lector: Pesimista
Argumento: Dos editores y una escritora acaban en el desierto frente al horror. Luego, la muerte de una prostituta negra hace hecho el presagio
Personajes: Antihéroes
¿Dónde puede leerse?: En Almería