Las ciudades que prestan su voz

MI0000376796

Desde Damasco a Katmandú, un viaje a través de la música interior, de las propias localidades y de quienes la viven y las reinterpretan para convertir experiencias en canciones.
Un saxofón libanés ha amenizado el viaje a lo largo de más de 1.500 kilómetros desde Estambul.Suena Toufic Farroukh, que perfila con la sonoridad genuina de los instrumentos árabes la magia de la noche en Damasco. Desde la distancia de un París marcado por los acentos orientales, un músico atrapado por el jazz relata en un pentagrama improvisado el recuerdo de sus aventuras en Siria.

Duran-Duran-Duran-Duran-498540

Tardan en llegar las voces, y lo hacen en un segundo plano, escondidas tras el bullicio de la ciudad, en la siguiente canción que suena:Duran Duran pinta con los aires de los ochenta a la urbe cosmopolita de Tel Aviv.Alguien dice encontrarse consigo mismo paseando entre sus edificios. La electrónica acompasa una historia que recuerda a las miradas que los visitantes dedican a su alrededor cuando llegan por primera vez.Asombro.

0828768139929_600

Otra ciudad llena de gracias se convierte en el grito desesperado de una mujer, Tina Arena, que se identifica con la urbe caída sobre sí misma por la guerra. Cubriendo con una pátina de tristeza la grandeza de sus tiempos de oro y palacios lujosos. Se llama Bagdad. Y se apodera del nombre la artista para gritar su desesperación.

a0817667633_10

Las notas de otra canción mezclan el aire de Londres y el de Teherán.Un viaje en sueños bajo el velo de la noche. La banda británica Hiatus toma prestada la voz de Shura para dibujar un contrapunto de cumbres y llanuras de Irán, de suburbios y de altos edificios del corazón financiero de su capital.

5011b7a77e2858732030d4027feeb921.480x481x1

Altos y ampulosos rascacielos reciben al viajero en su etapa musical en los Emiratos Árabes. El dinero está presente casi en cada verso del rap de Krizz Maliko, como está presente de forma obscena en todos los rincones de la ciudad de Abu Dhabi, a la que se dedica la desgarradora composición, que arranca con inverosímiles acordes árabes.

0004361648_10

Sudor y dolor en otras notas: las primeras del tributo a Karachi de The MagicLantern, el sobrenombre de un músico británico que compone sus canciones sobre virtuosos punteos de guitarra.El sol, el calor, se dejan sentir en el tema dedicado a la ciudad paquistaní.

Brika_Mumbai_SingleArtwork

Brika glosa en nombre propio su exótico viaje por la India, echando el ancla de su música en Bombay. Dice sentirse cansada, y utiliza la excusa para perderse en el exotismo de la ciudad portuaria, comparable con el de su propia voz grave, untuosa.

maxresdefault

Percusiones estudiadamente desacompasadas resuenan en las paredes de Katmandú.Han llegado los locos intérpretes de OkGo, que escriben una historia con cada una de sus performances. Regresan a la capital nepalí construyendo todo una fábula de reyes y de prisioneros, de sueños fabricados con la impresión y la magia de la noche, con una pretenciosa orquestación en la que implican a sus propias voces.
Nepal es el final de una etapa que arrancó en el lugar donde se confunden dos continentes, pero unidos por la música. 6.900 kilómetros en 31 minutos de un viaje a través del jazz, el rap o el brit pop, pero siempre contaminados por las reminiscencias del apasionante folklore oriental.