Libertad, humanidad, solidaridad

gitanos

La cultura es lo que soporta el conocimiento universal. Y es el conocimiento, personal o colectivo, lo que soporta, a su vez, buena parte de la condición humana. Esto no es nada nuevo aunque es algo a lo que no queremos atender e incluso algo que llegamos a despreciar. Esta es la razón por la que el carácter solidario de la cultura se convierte en pieza fundamental dentro del entramado social.

Los derechos de la persona, lo que entendemos como bien común, la dignidad que todo ser humano necesita para ocupar un lugar en este mundo sin sufrir desigualdades sociales o para poder convivir en condiciones de desigualdad física (esto es, lejos de la pobreza, de la violencia, del hambre o de cualquier impedimento causado por una discapacidad física); esto, decía, se construye desde la cultura que busca un carácter solidario. La cultura no puede ser la atalaya de nadie o un reducto al que sólo se puede acceder presentando unas credenciales ideadas por falsas élites. La cultura es universal y debe estar al alcance de todos.

Por tanto, no sólo los intelectuales o los artistas sino cualquier persona integrada en los sistemas culturales que están funcionando en la actualidad, todos, debemos tender a conseguir que el conocimiento nos convierta en seres humanos de mayor y mejor categoría. Y, sobre todo, en iguales sin excepción.

Pero, es verdad, no todos tenemos la posibilidad de alzar la voz y de ser escuchados. Es por ello por lo que el compromiso de Aladar, como parte que es de El Correo de Andalucía y creado con la vocación de llegar a ser transmisor de cultura, debe ser poderoso e inquebrantable; debe ser la razón por la que hacerse escuchar diciendo que construir cultura y hacer solidaridad es la misma cosa. Aladar busca ser fuente de conocimiento, busca ser un transmisor de las corrientes artísticas para que todo tipo de personas tengan una puerta de acceso por la que puedan cruzar y llegar a ese lugar al que todos tenemos derecho; y lo hacemos porque existe un convencimiento absoluto de estar, así, más cercanos a la verdad que hace más libres a las personas. Más libres, más humanos y más solidarios.

Con todas nuestras limitaciones y desde la humildad necesaria, hemos querido materializar ese afán solidario cediendo un espacio concreto, dentro de nuestras páginas y durante las semanas que sean necesarias, a distintas asociaciones, Ong’s, fundaciones y entidades sin ánimo de lucro, que trabajan a diario para hacer del mundo un lugar mejor, un territorio en el que todos podamos encontrar acomodo. Estas entidades y las personas que las forman han decidido que no es tiempo de excusas con las que disfrazar la falta de actividad contra la injusticia, contra la falta de igualdad o de oportunidades; han decidido que es hora de hacer sin esperar nada a cambio, de hacer sonreir a millones de personas que sobreviven sin esperanza.

En este número nos acompañan ARPA de Sevilla (Asociación para la Rehabilitación y Prevención de la Afasia) que clausura un mes intenso en el que han convertido en protagonista de la ciudad a una secuela tremenda y de la que poco se sabe; Cáritas Diocesana de Sevilla que desarrolla una labor social impagable; Ayuda en Acción de España que trabaja, día a día, en cientos de programas solidarios de todo el mundo; Fundación AMPAO de Madrid que busca la posibilidad de ofrecer ocio y tiempo libre a los discapacitados intelectuales; Programa Social del Teatro Real de Madrid que suma esfuerzos para que la música sinfónica y la ópera sirvan como herramienta terapeútica a los niños que cargan con problemas y desigualdades físicas y sociales; Taller de teatro Clámide de Vilagarcía de Aurosa que desde el escenario brinda la oportunidad a distintos colectivos solidarios; y la Orquesta de Cámara de Siero (OCAS) que viajando de un lugar a otro acercan la posibilidad de esperanza con sus instrumentos.

Hagamos del mundo un sitio mejor. Seamos cultos, seamos libres y seamos iguales.

logo-arpa

La Asociación para la Rehabilitación y Prevención de la Afasia (ARPA) es una asociación sin ánimo de lucro que nace con el interés de agrupar a aquellas personas que padecen trastornos del lenguaje derivados del ictus, daño cerebral y sus familiares… el mundo de la Afasia.

El desconocimiento sobre este término hace que uno de nuestros principales objetivos sea dar a conocer este trastorno y sensibilizar a la población en general para la prevención del mismo, así como a ofrecer, tratamiento y apoyo a las personas ya afectadas y sus familiares.

En ARPA nuestra misión es ayudar a la persona con Afasia a su rehabilitación de forma amena e integración social.
Nuestra visión llega hasta la familia, con la prevención y ayudandola a encontrar un camino de esperanza.
btn_contacto