Mar y literatura: el noviazgo extraordinario

La nao victoria
Desde el 15 de abril, en el Museo Naval de Madrid, podemos asistir a una preciosa exposición: Hombres de la mar, barcos de leyenda.

Arturo Pérez Reverte, escritor y académico, es el comisario y promotor de la muestra. Su amor por el mar, la navegación y la literatura, se dejan notar en cada uno de los espacios dedicados a barcos (reales o pertenecientes a una obra literaria y, por tanto, pertenecientes al mundo de la ficción), a marinos o a una etapa de la historia en la que el barco fue fundamental. Barcos que nos hacen recordar momentos inolvidables como el Victoria de Juan Sebastián de Elcano o el Titanic. Y barcos que nos hacen recordar esas lecturas que nos llevaron a lugares remotos, misteriosos y llenos de aventuras, como el Pequod de Moby Dick o el barco capitaneado por Jim Hawkins con el que descubrimos La isla del tesoro, el Hispaniola.

El museo Naval de Madrid es, posiblemente, uno de los mejores museos de Europa dedicados al mar, a los barcos y a la historia que funde ambas cosas en el tiempo. Y -¡qué paradoja!- está en Madrid, una ciudad que tiene la costa a cientos de kilómetros de distancia.

El que escribe tuvo la gran suerte de realizar la visita acompañado por uno de los guías voluntarios de la institución. Cada mapa, cada lienzo, cada pieza, cada cañón, es motivo de explicación, de una charla verdaderamente agradable. Un nutrido grupo de voluntarios preparadísimos, son los encargados de mostrar a los visitantes esta exposición y el resto del museo. Merece la pena contar con ellos.

La exposición Hombres de la mar, barcos de leyenda sirve para hacer un recorrido por la historia. Desde Grecia hasta nuestros días. Pero, también, para realizar un recorrido por el universo de la ficción. Lepanto y Cervantes. Los barcos, las imágenes, los textos y los utensilios que se utilizaban en aquella época. El Nautilus, la capacidad ilimitada para la fabulación de Julio Verne y esa afán extraordinario del ser humano para conseguir hacer realidad todos sus sueños.

Las historias que se pueden escuchar y aprender sobre cada una de las once naves que Pérez Reverte ha elegido (sin duda ha tenido que dejar fuera algunas que, por falta de espacio, no han podido estar) invita a que los niños y jóvenes puedan disfrutar de un rato muy divertido.

Una visita obligada para todo el que pasa por Madrid.

Hombres de la mar, barcos de leyenda
Museo Naval de Madrid
Desde el 15 de abril al 15 de julio