Pobreza

viktor_gomez_botella
Suele decirse que el estado perfecto del ser humano es tener los pies bien plantados sobre la tierra, mientras la cabeza vaga por las nubes. Víctor Gómez Valentinos, poeta y agitador cultural, valenciano de adopción nacido en Madrid en 1967, no viola el adagio. Su poesía nace pegada al suelo de la realidad, porque sólo desde ahí es posible levantarse, erguirse orgullosamente entre la tormenta y mirar a los otros hombres con dignidad.

Así ha venido siendo desde que en 2010 comenzaran a llegarnos sus poemarios, tres casi al mismo tiempo en ese año: Detrás de la casa en ruinas (Valencia, Amargord), seguido de Huérfanos aún (Madrid, Santa Cruz de Tenerife, Baile del Sol) y, cerrando la temporada, Incompleto (Logroño, Ed. 4 de Agosto). Luego vendría Trazos del calígrafo zurdo (Toledo, Bucca&Neers, 2013) y pocos meses después su último libro de poemas, el sorprendente Pobreza (Madrid, Calambur).

Pobreza, la mirada escrita de Víctor Gómez Valentinos, no se conforma con crear ilusiones, espejismos, simulacros de la materia de vida que atraviesa los días, no usa el lenguaje como superficie reflectante. No, el lenguaje no es inocente, aunque nos venga dado como si lo fuera; de manera que no hay otro remedio que torcerle el cuello al lenguaje, tartamudear en la propia lengua hasta reinventarla,  que sentenciaba G. Deleuze como lo propio de todo arte digno de llamarse arte. En Pobreza la palabra lucha verso a verso por esculpir de nuevo el sentido de la lucha por la vida, a veces sangra y a veces ilumina, porque el poeta ha puesto en marcha un mecanismo crítico de alto voltaje emocional: se emplea a fondo en no llamar a las cosas por el nombre heredado, sino en nombrarlas por vez primera para lograr que existan en la conciencia como una revelación inesperada.

Pobreza es un experimento de indagación en lo incómodo, en las zonas de sombra de la existencia del hombre contemporáneo, esas que habían olvidado las tendencias dominantes en el panorama lírico español. La tensión con la palabra que caracteriza el trabajo artístico de Gómez Valentinos no es ajena a la  herencia vanguardista de la modernidad, pero tampoco a la poética del indicio de la lírica clásica japonesa y así el poeta  trabaja en su taller una estética de la sospecha, una escritura de la pregunta, hacia una concepción coral del arte que le permita desvelar el mundo más allá de las contingencias de la monótona confesión íntima. La palabra de Víctor Gómez Valentinos, la poesía de Pobreza, es una apuesta, a veces desesperada, a veces serena –como la vida que se respira en sus versos- por superar la autocomplacencia del sujeto que escribe: se abre al sentir de los otros y tira los dados buscando el tono de lo que sólo puede llamarse por ahora poesía social “otra”, certera como un disparo de realidad en el corazón.

Calificación: Muy bueno.
Tipo de lectura: Intensa.
Tipo de lector: Interesados en las revelaciones del lenguaje poético.
¿Dónde puede leerse?: En casa, todo lo tranquilo que se pueda.