Sevilla tiene más de un color especial (y musical)

full-band

Full es una banda nacida en Sevilla que, tras sus dos primeros EP, dio un salto notable con su primer larga duración: Mi primer atraco (2013). Canciones de indie-pop enérgico, con melodías y letras que convierten en un trabajo redondo el disco entero.Con letras profundas y con facilidad de atraer al oyente, la banda da forma a un trabajo compuesto por doce composiciones donde logran no repetirse, y con las que demuestran tener mucho que contar a través de su música

No dejan de aparecer nuevos nombres en el panorama musical de toda la península, es una realidad tan grande como reconocible. Vamos en un medio de transporte, en el coche, de camino al trabajo, a una cita o de regreso a casa. Y en la radio suenan temas que se quedan resonando en el oído. Pero, además, con el auge y poderoso dominio de internet, ahora todavía más agrupaciones tienen la posibilidad de llegar a un mayor número de oyentes. Hay de todo, claro. Mejor o peor. Pegadizo o demasiado plano. Tradicional o experimental. De todo; en las diferentes plataformas que internet pone a disposición, uno puede encontrarse de todo. Y eso es algo que se agradece cuando, de repente, el nombre de Full aparece por algún recoveco y decides saciar tu curiosidad.

Full es un proyecto nacido en Sevilla, cuyo éxito y acogida lo ha ido dibujando como una banda a caballo entre la capital andaluza y Madrid. Sus componentes son Javi Valencia (voz y guitarra), Bubby Sanchís (guitarra y coros), Manu Jurado (teclado y coros), Jesús Gutiérrez (bajo), y Jaime Gutiérrez (batería). La identidad de Full comenzó a labrarse cuando, en 2011, publicaron el que sería su primer EP, 7 meses en la caseta del perro. Una carta de presentación consistente en cinco temas que dejaban traslucir muchas ganas por expresar y crecer. Así fue, un año después grabaron Bienvenidos a Japón, otro trabajo de corta duración, de carácter natural y a la vez con una mayor dosis de experimentación con respecto al anterior, donde el grupo se preocupó por mostrar los frutos de trabajo madurados en su local de ensayo. Y como el trabajo y la perseverancia a menudo vienen acompañados de una recompensa, en 2013 dieron a luz a su primer larga duración: Mi primer atraco.

Este trabajo de estudio, que cuenta con doce composiciones, ha supuesto un salto de madurez notable en la personalidad de Full. De la mano de Ángel Luján (productor de artistas como Vetusta Morla o Anni B Sweet), Mi primer atraco es una delicia para los amantes del indie-pop que tantas revoluciones provoca hoy en día. El primer y gran acierto de la banda en su disco es que sus músicos no tratan de pasarse de listos en el plano experimental. Tenían claro qué querían hacer, y lo hicieron. Su fuerte son las letras expresivas, trabajadas, de manera que cuentan historias con facilidad para calar hondo en quien las escucha. Letras que se prestan a ser coreadas, ya sea en un concierto como en el salón de casa. Pero hay más, ya que sus estructuras armónicas y melódicas resultan compactas y creíbles. Si bien no arriesgan demasiado a la hora de coquetear con nuevos sonidos o estructuras, se lucen en sacar partido a lo que dominan. Su faceta musical se prodiga en un pop enérgico y contagioso.

Lo primero que escuchamos al poner el disco se titula Aterrizaje, unos segundos de sonido distorsionado en segundo plano que preparan la pista para lo que está por venir. Y lo que está por venir, viene, y viene con fuerza. Distintos es uno de sus temas más aplaudidos y escuchados. Una canción que crece en intensidad, con un ritmo preciso que desemboca en un estribillo con aires (tanto en melodía como en letra) de nostalgia. El siguiente tema en sonar es Atraco (que ha dado pie al título del disco); de nuevo una estructura que busca llegar al punto álgido con el estribillo, donde la voz del cantante pone el broche a una esencia que se diluirá con los últimos compases, de manera compenetrada con una letra que queda en suspenso.

full-mi-primer-atraco

El primer larga duración de Full empieza con una fuerza que no pierde en ningún momento. Van apareciendo otras composiciones como Quiénes somos realmente, otra de las más destacadas. De ritmo y punteos de guitarra que incitan al baile, se trata de una canción redonda, donde la banda no se olvida de alzar una melodía tan contagiosa como dulce. Está también Otra vez, de lo mejor de este disco y un ejemplo fantástico de lo que este conjunto de alma sevillana sabe hacer: conjugar una estructura musical sencilla con la profundidad de una letra que desgarra, acompañada de una melodía atractiva y con reminiscencias nostálgicas.

Como no podía ser de otra manera, Mi primer atraco termina como empieza, con fuerza y ganas. Las dos últimas canciones son Burbuja de champagne y Azul eléctrico. En la primera, la batería lleva el peso en todo momento, hasta en los compases donde está ausente, sin necesidad de recrearse en alardes. En la segunda, la banda trata de despedirse por todo lo alto con una composición de algo más de seis minutos, que podría acabar un par de minutos antes. Podría, pero no lo hace. Y se agradece, porque su estructura es perfecta así. Una vez más, Full sabe a lo que juega. Y resulta sencillo entrarle al juego.

En la actualidad, la banda se encuentra con la mente puesta en el que será su segundo trabajo de larga duración. Pero, en febrero, darán varios conciertos con los que cerrar su gira. Málaga, Sevilla, Madrid o Granada son algunos de sus destinos. En su web (somosfull.com) están todas las fechas disponibles. Que nadie deje escapar la ocasión.