EL RETRATO EDITORIAL: FOTOGRAFÍA DE ESCRITORES...

Tres escritores masculinos. Tres damas de la escritura. Aladar propone desde una breve reflexión del retrato como género a seis fotógrafos que sacaron, y todavía algunos hoy lo hacen, la imagen más favorecedora no sólo de sus protagonistas, sino de un oficio que tiene menos glamour del que parece. A la hora de hablar de fotografía profesional, dos tendencias parecen ser las predominantes: de un lado la conceptual, que pretende ir desde la luz o la composición a la idea, es éste un tipo de fotografía predominantemente tomada en exteriores, callejera o, para entendernos, de búsqueda del contenido. Por otra parte, está la fotografía de moda, predominantemente tomada en estudio, que cuenta ya con la idea muchas veces a priori, de ser vendida, y donde los aspectos técnicos no son origen de nada, sino motivo de constante mejora o búsqueda. En ambos tipos de trabajo, la idea es fundamental, si bien en el primer tipo se tiende a que la fotografía hable por sí misma como sucede en el campo de la literatura con cualquier pieza. Todo esto es tan matizable y relativo como lo queramos ver y en el caso del retrato de escritor quizás más, ya que por un lado hablamos de personas (tanto los que están detrás como delante de la cámara, en este caso) con un alto nivel de exposición al gran público, por un lado, y con una corta vida por obra en lo que llamamos escaparates comerciales, lo que en muchos casos les beneficia a la hora de ser considerados en lo que llamamos posteridad. Algunos tenidos más en cuenta fuera que dentro del imaginario visual o lector, o viceversa, se pretende mostrar con este artículo parte de sus misteriosas, absorbentes y en ocasiones peligrosas vidas, partiendo siempre...

Aladar 31

Soy leyenda

Soy Leyenda es una obra de arte de la ciencia ficción. Narra como un último superviviente en un mundo hostil poblado por vampiros acaba transformándose en un monstruo. Lo individual frente al grupo siempre lo es. Richard Matheson, autor de la novela, maneja con solvencia los pocos recursos estilísticos de los que hace gala. No hay en el relato ni grandes imágenes, ni grandes descripciones de los escenarios ni usos retóricos del lenguaje, ni un vocabulario extenso o culto. Elige con mucho acierto un tono que se pliega perfectamente a lo que la acción requiere. Todo es tan sencillo como la vida del personaje principal. Un hombre solo que quiere acabar con lo que representa el pasado de la humanidad; sin atender al futuro, puesto que no cree que eso pueda existir nunca más. Repasa la violencia del hombre, su zona salvaje, la soledad, el grupo y el individuo, lo absurdo de la vida y su grandeza. La condición humana, en definitiva. Es una novela que gusta mucho a los jóvenes. Y a los adultos. Es una novela perfecta para conocer el género de la ciencia ficción que acostumbramos a confundir con cohetes y marcianos horribles. Es una novela que no envejece en absoluto porque, como todas las buenas novelas, afronta asuntos universales. Es una novela que no puede faltar en su biblioteca. Pruebe a regalar un ejemplar a sus hijos. No fallará. Aviso que poco tiene que ver con la película estrenada hace unos años. Aquí no hay tanto espectáculo. Aquí lo que encontrará es buena literatura. Calificación: Extraordinaria. Tipo de lector: De 12 años en adelante. Pero conviene que no sea una primera novela para el lector. Tipo de lectura: Muy asequible. Personajes: Excelentes. ¿Dónde puede leerse?: Acompañado para no sentir...

Salud, dinero, amor y cultura Nov18

Salud, dinero, amor y cultura...

Lo importante parece que es lo que tiene que ver con lo material. Lo importante parece que es todo excepto nuestra cultura. Hemos terminado creyendo que ser millonario y guapo y vulgar es lo fundamental; que aunque seamos unos incultos, el dinero lo puede todo. La sociedad española se encuentra inmersa en una espiral estúpida que le está acercando al territorio en el que la cultura no pinta nada. Y esto es, posiblemente, un camino sin retorno para las próximas generaciones. La situación en el mundo de la cultura comienza a ser más que preocupante. No es normal que un dinero, tan necesario en cualquier actividad que se realice en este mundo, se le niegue al cine, al teatro o a las escuelas municipales de música. Y no es normal porque sí hay dinero para otras cosas. Curiosamente para aquello que produce grandes beneficios a las empresas y grandes comisiones para un grupo (inquietante lo numeroso que es) de golfos. Entre rescatar bancos esquilmados previamente por políticos, sindicalistas, amigos de los políticos y a saber quién más; y comprar armamento o festejar con gran lujo coronaciones o consagraciones o cualquier cosa terminada en ones; el teatro se desmorona, el cine ser reduce a la mínima expresión, la pintura ni aparece o la música queda para los cuatro románticos de turno. Dicho de esta forma, podría parecer que esto es pasajero, que el día que las arcas se llenen, el mundo de la cultura tendrá esos fondos tan soñados y aquí no habrá pasado nada. Pero no; qué va. La degradación de la cultura supone la degradación de la persona; cuanto más ignorantes seamos más nos arrimaremos al borreguismo y a lo material como lo haríamos si tuviéramos un diosecillo enfrente (que siendo un mamarracho)...

Salvar el cuadro de Della Francesca Nov18

Salvar el cuadro de Della Francesca...

La historia de la salvación del fresco de Piero della Francesca, La Resurrección es, al menos, sorprendente. Podría parecer que alguien hubiera querido relatar una historia imposible en la que violencia y arte se funden para conseguir un resultado emotivo, evocador y fascinante. Esta es la historia de la salvación del arte a través del arte, en plena Segunda Guerra Mundial, en medio del conflicto más infamante de la historia de la humanidad. El episodio se recoge en uno de los capítulos de la serie La vida privada de las obras de arte, de la BBC. Cuenta cómo en 1944, una compañía británica, la R.H.A, a cuyo mando se encontraba el teniente Anthony Clarke, se disponía a liberar el pueblo italiano de Sansepolcro, que suponían tomado por los alemanes. La orden que tenían era clara, así que la artillería se despliega, y comienza el bombardeo. Pero, en ese momento, recuerda de qué conoce el nombre de Sansepolcro: es el lugar donde Aldoux Huxley, en su libro A lo largo del camino, menciona que se encuentra nada menos que la pintura más bella del mundo: el fresco La Resurrección,  de Piero della Francesca, allí nacido. Y, con el recuerdo aún reciente de los daños sufridos por el monasterio de Monte Cassino (en cuyo bombardeo no participó, pero que le dejó profundamente desolado), toma una decisión arriesgada, y puede que hasta insensata: la de ordenar la detención inmediata de la ofensiva. De haber habido efectivamente tropas alemanas en la población, el riesgo era enorme. Podían haber caído, él y todos los que se encontraban a sus órdenes, en una emboscada. De haber salido vivo de ella, se hubiese ganado enfrentarse a un consejo de guerra con toda seguridad. Afortunadamente, tal y como les indicó, como pudo, uno...

Cómic: Escalera hacia la lectura Nov18

Cómic: Escalera hacia la lectura...

Esta es una selección de tebeos (si quieren de cómics y, si es su deseo, de novelas gráficas en alguno de los casos) que no pretende mostrar ni lo mejor, ni lo más novedoso. Aunque algunos de ellos son verdaderas joyas, lo que sí tienen en común todos ellos es una posibilidad oculta entre sus páginas para que el lector la aproveche: quedar prendado para siempre de este género. El tebeo siempre fue una mina de lectores, una forma única de generar el hábito de lectura entre los jóvenes; de acompañar los momentos de reflexión y diversión teniendo un libro entre las manos. Injustamente se ha colocado al tebeo en el territorio de los más jóvenes. Sin embargo, muchas de estas obras son más propias de adultos que otra cosa y, por supuesto, de todo tipo de lector dispuesto a pensar y disfrutar al mismo tiempo. El dibujo es una forma de expresión tan antigua como el propio hombre. El relato también aunque, este, no se verbalizase desde el primer momento. La suma de ambos es una de las formas de construir arte más atractiva, divertida y simpática. ¿Quiere usted adentrarse en un mundo extraordinario? ¿Quiere que sus hijos comiencen a leer y a disfrutar? Quítese los prejuicios de encima. Y pase, por favor. (Si quieres ver las imágenes con detalles pincha en cada una de ellas y no te pierdas ni un detalle). La puerta de entrada (Café Budapest, Alfonso Zapico). Publicado por Astiberri en 2008. Se trata de un buen tebeo aunque el autor –en ese momento- no contaba con la madurez exquisita que exhibe actualmente. Eso se deja notar sobre todo en una forma de narrar que es demasiado evidente, unas veces, y demasiado cercana al mensaje propio de un idealista que...

Yves Saint Laurent y la subasta del siglo Nov18

Yves Saint Laurent y la subasta del siglo...

El primero de junio de 2008 moría Yves Saint Laurent, uno de los grandes de la moda. Tras su muerte, el compañero de toda una vida, Pierre Bergé, decidía dispersar una colección de arte que había sido un proyecto común. Quiso hacerlo en el gran estilo, mediante una subasta que se celebró en el Grand Palais de París. Fue la venta del siglo. La convocatoria de todos los records. Más de treinta mil personas hicieron cola durante tres días en los Campos Elíseos para visitar la instalación puesta en escena por Nathalie Crinière; hubo seis mil invitados, y compradores en línea desde los cinco continentes que desembolsaron 342 millones de euros por 733 lotes. Nunca se había pagado tanto en la venta de una colección privada en el mundo. Fue record mundial para una colección privada de arte impresionista y moderno alcanzando los 206 millones de euros; record del mundo para una colección de Artes Decorativas del siglo XX, con 59 millones; y marca única también para los objetos de orfebrería que alcanzaron los 20 millones. La subasta fue una aventura excepcional, para la que se recreó en el gran palacio de cristal de los Campos Eliseos la atmósfera de los apartamentos que tenía la pareja en la rue Babylone y la rue Bonaparte de la capital francesa, donde se acumulaban los objetos como en sendas cámaras de un tesoro. El acontecimiento sacudió el mundo del Arte.  El día previo a la venta el presidente de Francia y la primera dama, acompañados de las altas autoridades del Estado visitaban la exposición, como si de un banquete funerario se tratara, para honrar la memoria de un gran hombre. Porque eso es lo que pretendió Bergé, hacer un póstumo homenaje a un personaje fascinante y torturado...

Viaje al centro de la miseria humana Nov18

Viaje al centro de la miseria humana...

Dentro del programa europeo Cities on Stage, que reúne a seis de los más prestigiosos teatros europeos; se presenta en el Teatro de la Abadía de Madrid la obra Hacia la alegría, un trabajo que centra su mirada sobre la ciudad como núcleo de reflexión y conocimiento. La obra de Olivier Py ofrece un viaje hasta lo más íntimo de su personaje para indagar, durante el camino, en los problemas que oprimen al hombre actual. Hacia la alegría es la adaptación del primer capítulo de la novela de Olivier Py Excelsior. Py, además, es el autor del texto que se representa y el director de la obra. No es de extrañar, por ello, que uno de los problemas de la obra (no son muchos y la propuesta se mueve más en el territorio del acierto que entre los errores) sea el tono literario en exceso que se utiliza. El autor lo sabe y tiende al lirismo intentando maquillar ese fraseo que sobre el escenario parece impostado o artificial. El texto original es un monólogo interior y ese registro, complicado y exigente para el lector, tiene su propia coherencia; una coherencia que se soporta sobre la reflexión del personaje enfocada hacia sí mismo. Si hablamos de teatro todo se complica puesto que los personajes son y están para que el público les entienda y comprenda su evolución mientras están encarnados en otro, en un actor o actriz. El personaje presta su voz a una persona de carne y hueso. La solución de Py, intentando escapar de lo que supone un personaje pensado durante hora y diez minutos, es deslizar cada frase hacia la zona más lírica con el fin de que el conjunto parezca un enorme poema. De no ser así, el efecto es parecido...

El artesano de las  melodías y texturas musicales que encontró su libertad Nov18

El artesano de las melodías y texturas musicales que encontró su libertad...

La grieta (2014) es el segundo trabajo de Jero Romero, ex componente de la desaparecida The Sunday Drivers, en «solitario». Hay que señalarlo así porque, esta vez, el artista hace uso de un ambiente instrumental mayor, sin dejar de lado su carácter intimista. En estas nuevas diez canciones, hace lo que mejor se le da: construir melodías y gozar de una libertad estructural y armoniosa difícil de encontrar en otros terrenos. El nombre de Jero Romero, antes de descubrir ese espacio donde orbitar a su propio ritmo y bajo sus propios movimientos, se dio a conocer cuando la banda española The Sunday Drivers contagió a todo el país con su pegadizo y exitoso Do it. Por aquel entonces, Jero era el vocalista y guitarrista de esta formación, que tuvo una trayectoria de unos diez años y gozó de cierto éxito en varios países europeos. En España la banda tuvo también su séquito de seguidores, aunque ya sabemos cómo nos portamos a veces con los artistas de la casa que se ponen a cantar en idioma anglosajón. Pero, en 2010, la banda anunció que había escrito su punto y final. Por supuesto, se trataba de músicos inquietos y con mucho que contar todavía a través de la música, así que algunos formaron la banda Mucho (de la que probablemente no tardaremos demasiado en hablar en estas páginas) y Jero Romero se decidió a iniciar una carrera en solitario. En 2011, por tanto, el ex miembro de The Sunday Drivers sacó a la luz su primer proyecto, titulado Cabeza de león. Lo hizo tras recibir una destacable acogida a través de la red, en la que apostó por el (tan conocido hoy en día) método del crowfunding: proponer a los posibles interesados que invirtiesen en la...

La mirada que enseña a aprender Nov18

La mirada que enseña a aprender...

Una obra artística o una película pueden convocar a una serena reflexión. Esto ocurre con el documental francés ‘Ser y tener’ (2002), que tras su estreno, y contra todo pronóstico, fue capaz de activar a nivel internacional un debate acerca del reto de transmitir el saber. El verbo francés être, del latín esse, es un verbo que en términos generales define un estado de existencia. Su significado es mucho más amplio que el estar del castellano, ya que abarca también todas las acepciones del verbo ser. Junto a avoir, constituyen los dos auxiliares que permiten construir todos los verbos compuestos de la gramática francesa. La elección de Être et Avoir (2002) como título de este documental por parte de su director Nicolás Philibert, no es por tanto gratuita. Ambos verbos forman parte de lo esencial de la enseñanza desde el mismo instante en que los niños franceses empiezan a ir a la escuela. Pero también simbolizan, a través de sus múltiples significados, la riqueza del aprendizaje, de la vida, de la personalidad de cada ser humano. Rodada entre diciembre de 2000 y junio de 2001 en el pueblecito de Saint-Étienne sur Usson, en la región de l’Auverge, en pleno macizo Central francés, esta película documental trata sobre la transmisión del saber, del aprendizaje y también de la dificultad de crecer. Y lo hace a través de la mirada sin interferencias de un profesor, -George López-, de una de las numerosas classes uniques dispersas por toda la Francia rural, y de los trece alumnos de entre 4 y 11 años que la componen. Tras múltiples búsquedas del entorno ideal a lo largo y ancho de la geografía francesa,  Nicolas Philbert, uno de los documentalistas más reconocidos del siglo XXI,  se decantó por  seguir al maestro George...

Ella: invierno

Podría calificarse a María Alcantarilla (Sevilla, 1983) en la categoría de los artistas emergentes, pero la solidez de la escritura de Ella: invierno (Granada, Valparaíso, 2014) nos lleva a pensar más bien en una obra caudalosa que se ha mantenido casi secreta, buscando la decantación del tiempo. Hay madurez  y mucho papel escrito en la sombra tras este poemario intenso y emocionado, el tercero de la autora, tras El motivo es lo de menos (2008) y los poemas visuales de El agua de tu sombra (2013, Premio de Poesía Multimedia Poemad). Se nota madurez serena, pues no otra cosa es lo que se necesita para entrar como un torrente a ejecutar ante los ojos del lector las iluminaciones de la razón poética, que diría otra María, Zambrano. Así, madura, es esta colección de poemas y microrrelatos en prosa que ahondan en el invierno de corazón, parten de la desdicha y del abandono pero no nos lleva hacia las melancólicas elegías o los llantos desesperados. No hay trazas de neorromanticismo en la palabra: “lo realmente salvaje es la humanidad de todo ello”. Lo que ha pretendido la poeta es pensar desde el discurso de la pasión la pérdida, la ausencia, la imposibilidad de los retornos al pasado, entonando la sonora música de las emociones en carne viva, pero con un fino dominio de la inteligencia sensible sobre la efusión sentimental o la confesión autobiográfica. Lo que busca la voz poética es comprender la esencia del adiós y el reverdecer de la vida del corazón; para ello, la escritura lírica se aleja de la autobiografía (que nadie la busque en Ella:invierno) y se abre a un canto a tres voces: el yo se alía con el tú y con el él para mostrar en forma caleidoscópica...

Winston Churchill (Una biografía)...

Sebastian Haffner vivió exiliado en Inglaterra durante 14 años. Es autor de una de las mejores biografías sobre Winston Churchill. Entre otras cosas porque escapa de lo excesivo al aportar datos o ubicar acciones concretas sin dejar de profundizar en lo más importante del protagonista. Una niñez tremenda y dolorosa que le llevó a no cultivar su titulación académica dada la incomprensión del joven ante el sistema académico; una juventud ardorosa y llena de casualidades que le llevaron a una fama temprana; un carácter terco, arrogante y visionario al mismo tiempo; una forma de hacer política que buscaba la guerra como elemento natural. La figura de Winston Churchill es una de las más apasionantes de la historia del siglo XX. No se entendería del todo dejando al margen lo que hizo y dijo este hombre. En la biografía de Haffner se resaltan los aspectos más interesantes: el odio absoluto que sentía por Hitler y el desprecio que le demostró al dejar de hablar de él puesto que no le interesaba en absoluto; el odio a comunistas y socialistas; su postura más radical en política cuando se vio acorralado; su hiperactividad hasta casi el final de su vida. Todo un personaje este Churchill. No deja escapar la oportunidad el autor para referirse a la sociedad y política inglesa de cada momento que vivió el protagonista de la biografía. Ni para hablar del Churchill escritor o militar o aventurero. Por ello el libro es de muy fácil lectura. Todo lo que quiere decir Haffner lo dice sin grandes pomposidades, desde la cercanía. Entender la Europa actual es difícil sin saber cuál fue el papel que desempeñó Winston Churchill. De hecho, fue él quien imaginó las cosas que vendrían y que han llegado. Interesante e imprescindible obra para todo aquel que quiera...

Paisajes después de la batalla...

La ciudad contemporánea está descompuesta en Paisajes después de la batalla. Fragmentada, confusa, anegada por los aluviones de la inmigración. Está mutando hacia otra cosa diferente. Y Juan Goytisolo intenta imitar todo esto con la estructura de su libro, y reflejarlo con hiriente ironía. La ciudad por antonomasia es París. Él mismo reconoce que es el camino por un paisaje de ruinas ideológicas en el que se deja ver una crítica al capitalismo burgués, pero también el desencanto con el socialismo y sus miserias totalitarias. El escritor se convierte -y convierte a su protagonista- en terrorista urbano con el mismo afán de renovación que ha demostrado en todas sus novelas. Nos parece el diario de una estancia en París donde describe la complejidad de las calles. La ciudad multicultural -o aculturada- y las relaciones entre sus moradores, embarcados en una guerra soterrada. Un retrato iconoclasta por la agresividad con la que cuenta, por su estructura de cuadros inconexos que sin embargo van formando un sentido y construyendo una historia. En el fondo está el conflicto que causa la deseuropeización de las ciudades, el desorden de la vida moderna, el ocaso de las ideologías, pero también la labor del escritor como constructor del lenguaje y pensador del espacio urbano. Como cronista impune. Esa estructura en capítulos cortos convierte estos Paisajes después de la batalla en una novela más asequible para el lector medio que otras obras más ambiciosas de Goytisolo, le permite la reflexión, le pone en el ambiente, le garantiza la comprensibilidad y resulta muy recomendable para acercarse a un autor decisivo para la lengua española. Calificación: Muy interesante. Tipo de lector: Político o intenso. Tipo de lectura: Fragmentada. Argumento: Confuso. Personajes: Peculiares. ¿Dónde puede leerse?: En París, en el barrio del...

Caperucita en Manhattan...

Perteneciente a la colección Las tres edades de la editorial Siruela, fue éste uno de esos relatos, en concreto de 1990, que se atrevieron no sólo desde la osadía, sino también la ternura, a desmitificar el popular cuento de Charles Perrault. Lo hace de un modo desordenado y lleno de flecos, convirtiendo a una niña de clase media de Brooklyn en mensajera de unas tartas artesanales, cuya fórmula magistral hace beber los vientos a un empresario de la Quinta avenida, que naturalmente es el lobo. Nada de esto sería lo mismo sin Miss Lunatic, una mendiga que duerme en el interior de la Estatua de la Libertad de día y sale de noche para ayudar a los más desfavorecidos. La niña, Sarah Allen, pretende vivir en Manhattan y hacerse rica con su invento por lo que propiciará un encuentro imposible con Mr.Woolf. La literatura y el cine están presentes desde lo fantástico y un amor al lenguaje que se manifiesta en su ejecución como algo atrabiliario; prueba de ello es la invención de las farfanías, una especie de jeroglíficos más formales que semánticos, con los que la niña se educa a sí misma. Eso y su excelente memoria para abordar diálogos de Alicia en el país de las maravillas con Lunatic, las llevará a ambas (la segunda reconvertida en echadora de cartas) a recorrer pedazos de la pudiente isla donde se ruedan películas y se conoce lo que es una claqueta. Tiene como vemos el relato, un afán pedagógico, muy solapado al ejercicio natural narrativo. Esta pensada su lectura no sólo para público infantil, sino también juvenil, si bien el adulto (a no ser que a u lado tenga a este tipo de lector) probablemente quede algo decepcionado, dado lo explotado hasta la extenuación...

Aladar 30

EL HOTEL IMPERIAL DE TOKIO, EL GLAMOUR DE LOS AÑOS 20...

La capital de Japón se levanta sobre un proceso de destrucción-construcción muy enraizado en el concepto oriental de los ciclos de la vida y la reencarnación, aún se conserva parte de uno de los edificios más destacados del siglo XX. El arquitecto Frank Lloyd Wright conocido por obras emblemáticas, como la sede del Museo Guggenheim de Nueva York o la Casa de la Cascada en Pensilvania, concibió para la capital imperial una obra maestra. El día primero de septiembre de 1923 el apocalipsis se abatió sobre Tokio. Algunos comentaristas achacarían después el desastre a la impiedad de un estilo de vida extravagante fruto de la invasiva cultura occidental, otros lo verían como una oportunidad única de renovación, pero lo cierto es que la gran capital que hoy conocemos no sería la misma sin las consecuencias de aquel espantoso suceso. A las doce del mediodía un violento terremoto sacudía la llanura de Kanto, duró diez eternos minutos y su potencia se acercó al ocho en la escala de medición de la época. Hubo cincuenta y ocho réplicas. Al mismo tiempo un tremendo tifón golpeaba la bahía de Tokio. La destrucción fue masiva, los emperadores fueron informados de ella en Nikko donde se hallaba instalada la corte: los muertos superaban los ciento sesenta mil, Tokio y Yokohama habían sido prácticamente borradas de la faz de la tierra, los incendios, avivados por vientos huracanados, se extendían por Marunouchi y Akasuma, mientras que las presas que abastecían de agua la ciudad habían colapsado. En un edificio del centro, un tornado de fuego había abrasado instantáneamente a treinta y ocho mil personas que se habían refugiado allí. Minutos más tarde un tsunami arrasaba la costa oriental de la isla de Honsú destruyendo seiscientas mil casas y dejando a casi dos...

Dos universos en una misma ciudad...

La caída del muro de Berlín, de la que Europa entera ha conmemorado su XXV aniversario, supuso en su momento un estallido creativo por el choque de dos culturas diferentes que convivían divididas por una línea que era imaginaria en algún sentido. Imprescindibles de la literatura alemana, como Günter Grass o Christa Wolf abordaron la temática de la reunificación, construyendo novelas a las que los ciudadanos se aferraron para iniciar un proceso de catarsis. Érase una vez una ciudad dividida por un muro. En realidad, no era un muro de hormigón, aunque lo pareciera. No era un muro opaco, y aunque su superficie se cubrió muy pronto de gritos de color proferidos por aquellos a los que el muro había dividido la vida, se podía ver de uno al otro lado a través de los ojos de la imaginación, a través de la literatura. Hubo niños que nacieron cuando el muro ya partía en dos su mundo, y que fueron padres de otros niños cuando el muro seguía dividiendo sus realidades, casi treinta años después. Las historias saltaban el muro, para asomarse al otro lado. Lo hacían en forma de novelas, de películas, de relatos, de pinturas, de canciones. Pero justo en el momento en el que las historias cruzaban de una frontera a otra, de uno al otro lado del muro, la realidad se imponía sobre la ficción, y contaba historias aún más inverosímiles que las que habían salido de la mente de un creador. Porque eran las auténticas emociones, los sentimientos, las pasiones, las que dictaban su composición. No había sido creada ficción alguna que superase el dramatismo o el esperpento que la vida diaria a uno y otro lado del muro era capaz de relatar. Ocurrió que un día el muro...

Cuando las alas arraigaron y las raíces echaron a volar Nov11

Cuando las alas arraigaron y las raíces echaron a volar...

Extraordinarios cincuenta minutos los que regaló José Luis Gómez sobre el escenario de la sala San Juan de la Cruz del Teatro de la Abadía de Madrid. Logró, con una maestría descomunal, emocionar al espectador con la selección de poemas y fragmentos de prosa poética del libro Diario de un poeta reciencasado de Juan Ramón Jiménez. Un viaje propuesto que arrastra a una nueva poesía, a una forma única e irrepetible de enfrentar la existencia del ser humano. Hacer teatro es algo muy difícil. Convertir un libro de poemas en un espectáculo teatral es un reto que sólo pueden superar los grandes. Si añadimos que ese libro es el Diario de un poeta reciencasado (escrito así, pegadas las dos palabras, como le gustaba al autor), poemario firmado por Juan Ramón Jiménez; el asunto se complica extraordinariamente. Sin embargo, José Luis Gómez se atreve, le da forma a la idea, la representa y triunfa. El pasado 25 de octubre, en el Teatro de la Abadía de Madrid, se representó la obra, con un buen número de espectadores en el patio de butacas y con el actor y director, José Luis Gómez, sobre el escenario. Una mesa, dos sillas, dos maniquís y un fondo de tela en el que se proyectaron luces de color representando las tonalidades predominantes de cada paisaje evocado. Y, de forma intermitente, los sonidos -que imprimieron ritmo a la escritura de Juan Ramón- envolviendo la sala. Son los sonidos que el poeta escuchó durante el viaje que le llevó de Madrid a Nueva York. Y, del mismo modo, en el camino de regreso. El 17 de febrero de1916, Juan Ramón Jiménez iniciaba un trayecto que le llevaría a encontrarse con Zenobia Camprubí. Su amor, su musa, su futura esposa. Pero el viaje...

Inside Job o la codicia como virtud Nov11

Inside Job o la codicia como virtud...

El documental ganador del Óscar en 2011 cumple con una de las funciones que mejor describen el género: la de servir como herramienta de denuncia social, mediante la investigación de verdades incómodas, y el reflejo de las mismas mediante testimonios en primera persona. Un trabajo que responde a decenas de preguntas sobre el origen de la recesión económica mundial y que señala por primera vez a sus verdaderos artífices, según las tesis que plantea la película. Cuando la sociedad española se encuentra más escandalizada que nunca por la corrupción y el enriquecimiento ilícito de parte de la clase política – llámese tarjetas opacas, operación Púnica o caso Alaya, por citar solo tres de los ejemplos más recientes y más sangrantes-, se hace duro pensar que no existe una película más seria y necesaria que Inside Job. Como afirma esta película, ganadora del Óscar al mejor documental en 2011, la crisis económica de 2008 no fue un accidente. Bajo la voz de Matt Damon se abordan no sólo las causas, sino también los responsables de la debacle económica que significó la ruina de millones de personas, la pérdida de hogares, empleos y sueños de un futuro mejor, y que además puso en peligro la estabilidad económica de los países desarrollados. A través de una extensa investigación y de entrevistas a financieros, políticos y periodistas, que ante la cámara son incapaces de justificar sus acciones, Inside Job muestra la historia de un gobierno de Wall Street y explica cómo la crisis financiera ha sido efectivamente un inside job , un delito interno colectivo ejecutado por banqueros, políticos, agencias calificadoras, burócratas e inclusive profesores universitarios. Cuando el mercado de hipotecas subprime se desplomó, destruyendo los ahorros de toda una vida de muchas personas, ellos habían creado los mecanismos para evitar que la debacle económica les afectara...

Los niños no son superhéroes...

En el mundo, por desgracia, ocurren todos los días, a todas horas, cosas espantosas. Hombres, mujeres y niños sufren la violencia de la guerra, la explotación, la pobreza, la discriminación, la soledad, la incomprensión. Tantas personas y tanto sufrimiento. Especialmente cuando son los niños, que no deberían preocuparse más que por jugar, y por aprender, por disfrutar de la vida, quienes lo sufren. Sin quitar un ápice a lo que pueda ser el dolor de un adulto, el de los niños afecta sobre todo lo demás. No podemos (y sin embargo, nos hemos acostumbrado a hacerlo), tolerar que mueran de hambre, de enfermedades provocadas por la falta de agua potable, o de vacunas y medicinas. Que no conozcan un momento para la risa. Que no sepan lo que es y significa la infancia. Hay situaciones terroríficas que conocemos de sobra. De otras nos vamos enterando. Como lo del abuso legalizado, en forma de matrimonio con niñas que deberían estar muchos años aún jugando con muñecas. Casadas, y con matrimonios (!!!!) consumados a los 5 años. La edad que tiene mi hija. O las condiciones de los orfanatos en muchos sitios del mundo. Algunas las sabemos cuando un día un documental de investigación, o un libro, nos abre los ojos ante ellas. Con todo lujo de detalles. Capaces de hacernos estremecer el corazón. Otras las conocemos, las sospechamos, las intuímos. Corren a voces sin que nadie haga o diga nada. Se atreva a levantar la tapa de la caja de los truenos. Como el maltrato, las vejaciones y los abusos cometidos en internados, no tan lejos. Durante muchos años, ha sido algo de lo que ni se hablaba. Afortunadamente, esto va cambiando. Y aparece una denuncia, que lleva a otras. Un titular que nos despierta,...