TRAGEDIAS (II)

euripides
Ifigenia entre los tauros, conocida habitual y erróneamente como Ifigenia en Táuride, destaca entre las composiciones teatrales de Eurípides por cierta libertad en su planteamiento que la convierte casi en una novela de aventuras, con los consecuentes componentes de suspense y de tensión dramática estructurados alrededor de una huida, la de la heroína griega, rescatada por su hermano, Orestes, que llega al país de los tauros en expiación de su culpa dinástica.

Los diálogos son contrapunteados y brillantes, el personaje de Ifigenia complejo. Ciertas incongruencias de la trama pierden importancia gracias a una situación bien planteada y resuelta.

Y es que quizás Eurípides sea más cercano a lo humano que los otros dos dramaturgos helenos, Sófocles y Esquilo, tan atraídos por lo heroico, por la influencia de lo moral y lo divino, centrados en la tragedia. Tragedia cuya intensidad se diluye en las obras recogidas en este volumen, salvo en Las troyanas que se lamentan por su suerte y su ciudad caída mostrando toda la implacabilidad de los vencidos. Otros vencidos son causa en Las suplicantes, una exaltación de la democracia ateniense. Porque recordamos que Eurípides escribió en tiempos de guerra y el ruido de las armas repercute en sus palabras.

Ion está movida por la curiosidad del desenlace y el tema es –quizás- el de las debilidades humanas, en ella se inicia un curioso reproche a los dioses por su volubilidad en el que el dramaturgo incursiona en un interesante descreimiento que culminará con Heracles, donde todo es arbitrario. En Ion, como en Electra, se produce una hábil utilización de los movimientos escénicos, especialmente entradas y salidas de los personajes.

 Las troyanas inician su lamento en el momento en el que los dioses abandonan Troya. La obra es una censura de la guerra, un reconocimiento hacia el enemigo honorable, un estudio sobre el sufrimiento de la mujer, paridora de soldados para los enfrentamientos del mundo antiguo. Esta obra importante consagra el remordimiento de los griegos y asume su responsabilidad en la destrucción de la ciudad legendaria. Prolonga la Ilíada y proyecta hacia el Renacimiento su estela mitológica.

Vanessa Redgrave, Katharine Hepbunrn, e Irene Papas encarnaron a las mujeres troyanas en la película de Cacoyannis de 1971.

Calificación: Indispensables, sobre todo Las Troyanas e Ifigenia entre los tauros.
Tipo de lector: Aficionado al teatro y el mundo clásico.
Tipo de lectura: Relativamente sencilla.
Argumentos: Interesantes
Personajes: Fuertes.
¿Dónde puede leerse?: En Grecia, ahora.