Uniendo miradas

arpa_a

Desde el 8 de octubre, Arpa (Asociación de Rehabilitación y Prevención de Afasia) expone, en sus instalaciones de Sevilla, las obras cedidas por varios autores con el fin de informar sobre lo que es la afasia, sus consecuencias y las posibles formas de atajar el problema. Otro objetivo de Arpa es recaudar fondos para la asociación y, de este modo, poder atender las necesidades de todas aquellas personas que padecen una secuela que les impide desarrollar una vida dentro de la normalidad. La exposición, lógicamente, tiene un carácter puramente solidario y Aladar se suma a la difusión de las intenciones de Arpa y a la de las obras expuestas. La muestra podrá visitarse hasta el próximo 31 de octubre.

El lenguaje es la herramienta fundamental que tiene el ser humano a su alcance para poder convertirse en un elemento social. A pesar de existir diversas formas de comunicación, la palabra sigue siendo fundamental en la vida de las personas. Sin lenguaje cualquiera de nosotros quedaríamos excluidos del grupo sin remedio.

Esta es la razón por la que una secuela como es la afasia se convierte en uno de los problemas más crueles que podemos imaginar. En España, unas 75.000 personas al año, generalmente tras sufrir un ictus o un traumatismo severo, pierden la capacidad de comunicación verbal con el resto de personas que forman su entorno. A eso se le llama afasia, un problema mucho más común de lo que se pudiera llegar a sospechar.

Desde el día 8 de octubre, la asociación Arpa (Asociación de Rehabilitación y Prevención de Afasia) expone en sus instalaciones de Sevilla la muestra Rompiendo Silencios, una serie de obras donadas por distintos artistas que serán subastadas el próximo 31 de octubre al finalizar la exposición. Los fondos serán destinados a la ayuda de las personas que sufren afasia.

La importancia de las obras que se exponen debe medirse más por el carácter solidario de la aportación que por cualquier otra cosa. Otra medida parece injusta. Sin embargo, en este caso, se pueden encontrar obras de verdadero interés artístico en el conjunto de la muestra que, además, hablan sobre esa comunicación que, a veces, pudiera parecer imposible.

Habla conmigo!180x 193 cm, oleo sobre lienzo

Asli Özok presenta dos oleos sobre lienzo intentando expresar la lejanía en la que se encuentra el ser humano cuando los sistemas económicos, los factores comerciales implantados en la sociedad, terminan ordenando la vida del ser humano. Özok plantea su obra desde una gama de colores vivos en los que los elementos distorsionan una capacidad perdida que no es otra que la de poder comunicarse. Los códigos de barra planteados como jaula insalvable se transforman en motivo de reflexión.

AS EASY AS YOU SEE-GUILLERMO RAMÍREZ TORRES

Por su parte, Guillermo Ramírez nos invita a una reflexión desde el conjunto formado por la forma y la palabra. En su obra As easy as you see propone una mirada al mundo desde la extrañeza que causa lo conocido convertido en algo que nos arrastra a recomponer el código. Saber qué es algo y no reconocerlo parece formar parte de un mundo que se dirige a gran velocidad hacia lo nuevo, hacia la imposibilidad de un momento de reposo, quizás hacia la incomunicación. Un excelente trabajo que se acerca mucho al problema de la afasia.

Otro pintor, Antonio Sánchez, nos lleva con sus dos obras expuestas hasta el centro del silencio, hasta ese lugar en el que se pierde la identidad y las capacidades sociales; hasta ese lugar en el que la condición humana se reduce peligrosamente. Las formas asimétricas o la ruptura con lo establecido como norma quedan reflejadas con solvencia, sin buscar atajos incomprensibles para hacer más, también, incomprensible la obra.

Sin título

La escultura tiene un hueco en la exposición de especial importancia. El visitante se encontrará, por ejemplo, con un par de piezas de Paco Parra, de especial belleza y sentido. Asimetría I y Agobio II (en acero y bronce) alcanzan al hombre -en su condición más profunda- cuando la angustia por no poder reconocerse se instala en él. Un ser humano que siente las diferencias entre sus partes o la imposibilidad de mostrarse en el entorno deja de ser. Y Paco Parra realiza un ejercicio artístico -manejando esa idea- de gran belleza visual.

Instalación

Destaca la instalación de Juan Abad. Cinco megáfonos sin utilizar, colgados de un cable y esperando a que se haga uso de ellas. Allí están, a la vista de todos. Si no se utilizan seguirán siendo objetos muertos, inservibles. Evocadora e impactante la imagen que, desde la sencillez, busca una reacción en el observador que convierta la sensación en acción. Bellísima y sugerente.

Además de estas obras, son muchas más la que se pueden ver en Rompiendo Silencios. Que no estén reseñadas aquí no las hace ni mejores ni peores porque, esta vez, todas buscan un único fin y el conjunto que forman las distintas miradas ejercidas sobre la realidad forman un conjunto extraordinario del que deben sentirse responsables todos los artistas participantes. Por calidad de la obra y por el sentido solidario de su actitud.

En cualquier caso, la Fundación Morera y Vallejo ha publicado un catálogo que incluye las imágenes de todas estas obras; un ejemplar que servirá, también, para financiar una actividad solidaria y ejemplar.