Viaje al centro de la miseria humana

hacialaalegria3_prensa

Dentro del programa europeo Cities on Stage, que reúne a seis de los más prestigiosos teatros europeos; se presenta en el Teatro de la Abadía de Madrid la obra Hacia la alegría, un trabajo que centra su mirada sobre la ciudad como núcleo de reflexión y conocimiento. La obra de Olivier Py ofrece un viaje hasta lo más íntimo de su personaje para indagar, durante el camino, en los problemas que oprimen al hombre actual.

Hacia la alegría es la adaptación del primer capítulo de la novela de Olivier Py Excelsior. Py, además, es el autor del texto que se representa y el director de la obra. No es de extrañar, por ello, que uno de los problemas de la obra (no son muchos y la propuesta se mueve más en el territorio del acierto que entre los errores) sea el tono literario en exceso que se utiliza. El autor lo sabe y tiende al lirismo intentando maquillar ese fraseo que sobre el escenario parece impostado o artificial. El texto original es un monólogo interior y ese registro, complicado y exigente para el lector, tiene su propia coherencia; una coherencia que se soporta sobre la reflexión del personaje enfocada hacia sí mismo. Si hablamos de teatro todo se complica puesto que los personajes son y están para que el público les entienda y comprenda su evolución mientras están encarnados en otro, en un actor o actriz. El personaje presta su voz a una persona de carne y hueso. La solución de Py, intentando escapar de lo que supone un personaje pensado durante hora y diez minutos, es deslizar cada frase hacia la zona más lírica con el fin de que el conjunto parezca un enorme poema. De no ser así, el efecto es parecido al de escuchar a alguien leyendo una página de una novela. Además, lo acompaña con una partitura exquisita de Fernando Velazquez (Lo imposible) que interpreta un cuarteto de cuerda formado por Stamen Nikolov, Desislava Karamfilova, Petya Kavalova y Albert Skuratov (fantásticos músicos que envuelven la escena con una delicadeza inusual). Por tanto, el problema que comienza siendo una pequeña molestia se va diluyendo y, una vez entendido por parte del espectador cual es el juego, acaba siendo aceptado sin demasiados empujones.

Pedro Casablanc encarna a un personaje que despierta en mitad de la noche y decide comenzar a caminar y correr por la ciudad. El camino le lleva de su propio barrio (lujoso, exquisito y sin alma) a las afueras de la ciudad en las que se encuentra con la gran acumulación de suciedad y desperdicios de la ciudad en forma de vertedero. Un viaje personal que le lleva de su vacío existencial hasta la posibilidad de regeneración una vez que es consciente de lo que es su vida y del lugar que ocupa en el mundo. Casablanc echa el resto con su interpretación. Desde el principio, parece apostar por una entrega sin condiciones y se agradece mucho desde el patio de butacas. Y no es un papel fácil. Al contrario. Camina sobre una cinta móvil, corre, se viste, se desnuda, hace equilibrios sobre la estructura de una cama… Al mismo tiempo que acompaña a su personaje en una degradación absoluta que él representa con acierto, con solvencia.

Hacia la alegría es una crítica feroz al materialismo actual, a las ciudades construidas como colmenas en las que cada uno de los habitantes tiene su espacio y casi ninguna posibilidad de escapar de él, al brillo de una inmortalidad soportada sobre la brillantez de la posesión, a la construcción de espacios inservibles que no son otra cosa que altares consagrados al fracaso. Hacia la alegría es una radiografía brutal del hombre actual que corre sin saber qué meta debe alcanzar, un hombre que en su desnudez encontrará un sentido que le lleva a saber qué es y qué misión debe cumplir.

La puesta en escena de Pierre-André Weitz es original y muy dinámica. Convierte la propuesta en algo muy visual que facilita seguir sin grandes problemas la acción que, como ya he dicho, arrastra la dificultad de un texto amanerado en exceso. Sólo molesta algo el alboroto que se produce en un momento de la representación en el que se manejan grandes cantidades de plástico que impiden escuchar lo que dice el personaje. Y el trabajo de iluminación de Bertrand Killy es efectista y efectivo con lo que se logra que la negrura en la que se mueve el personaje no sea motivo de la monotonía escénica que tanto molesta al espectador. Porque, no crean, aunque en el escenario se mueva todo de aquí para allá, sin una buena iluminación no hay nada que hacer.

Hace muchos años, el arte cambió al héroe tradicional por el antihéroe más contemporáneo. Hace muchos años, el arte se revistió de la consciencia del personaje por ser el eje de la narración de nuestro mundo. Hacia la alegría es un ejemplo perfecto para comprobar que así ha sido. Una buena obra de teatro que merece la pena ir a ver. Porque todos somos antihéroes y debemos intentar entender qué es lo que nos pasa.

afesa 2
La Asociación de Familiares y Personas con Enfermedad Mental de Asturias (AFESA/FEAFES ASTURIAS), nace en el año 1991 como una organización de interés social, sin ánimo de lucro en la que se organizan y participan las personas con enfermedad mental, así como sus familias. Con implantación en todo el territorio del Principado de Asturias, se constituye en 8 Delegaciones (Oviedo, Gijón, Avilés, Nalón, Occidente, Oriente, Caudal y Cangas de Narcea), una por cada Área Sanitaria. Actualmente cuenta con alrededor de 1400 socios/as.
Fue la respuesta del movimiento asociativo a las nuevas necesidades surgidas tras la desinstitucionalización de la salud mental. Actualmente forma parte de la Confederación Española de Asociaciones de Familiares y Personas con Enfermedad Mental (FEAFES), que agrupa a más de 40.000 familias de todo el Estado Español; así como del Comité de Representantes de Minusválidos de Asturias (CERMI-Asturias).
La misión de la Entidad consiste en la defensa de los derechos de las Personas con Enfermedad Mental y sus familias, la mejora continuada de su calidad de vida y la representación del movimiento asociativo del entorno de la Salud Mental de la sociedad asturiana.
(Sede Central): Plaza Fuente La Braña, 17-19 bajo. 33011 La Corredoria-Oviedo
Teléfono / Fax: 985 11 51 42 / 985 11 39 19
e-mail: administración@afesasturias.org