EL BALLET FLAMENCO DE ANDALUCÍA, VEINTE AÑOS CUMPLIDOS Sep16

EL BALLET FLAMENCO DE ANDALUCÍA, VEINTE AÑOS CUMPLIDOS...

Son veinte los años que una Institución ha sabido apoyar una manifestación cultural de la talla del Ballet Flamenco de Andalucía, permitiéndole dejar regueros de identidad flamenca por todo el globo y no privándola de los templos que le corresponden en su propia tierra. La Bienal se convertirá en el entorno preciso para celebrar todas las creaciones más insignes que se detuvieron en la retina de la actual directora artística de la compañía pública andaluza. El escenario del teatro de la Maestranza acogerá el próximo viernes 19 el estreno absoluto de Imágenes. Rafaela Carrasco baila, coreografía y dirige este espectáculo, siendo cómplice del camino trazado por sus antecesores pero configurando esta espiral artística con su propio vuelo. Las entretelas. Al entrar en el albor del ensayo, los mantones blandían el espacio con masculino tiento mientras los giros de las jóvenes se reflejaban en perpendiculares espejos. Taconeos sueltos, rayones de puntillas en la madera, ésa era la única música que inundaba la cuadratura de los instantes previos al bosquejar de la escenografía, un soniquete de expresiones corporales. Distinguí a Rafaela Carrasco porque era quien acudía atenta a aconsejar a sus bailaores y bailaoras. Sabía escuchar sin levantar la voz. Era una más. Hasta que comenzaron a representar una de las piezas del espectáculo. Rafaela Carrasco se transformó, de pronto, en un pájaro que danzaba entre los troncos de su cuerpo de baile. Éste parecía un conjunto de árboles que se alimentaba de la sabia que iba dejando a su paso la gran maestra. El joven ballet esperaba su turno en escena, girando las manecillas del tiempo con lineales brazos, punta y tacón. «Este espectáculo es un homenaje personal a los veinte años del ballet. No he querido rescatar piezas. Lo que he querido es, a...

Bailar, bailar y bailar...

Rafaela Carrasco es la directora del Ballet Flamenco de Andalucía. No entiende la vida sin que esté rodeada de arte. Ni el arte rodeado de vida. Desde muy niña comenzó a bailar teniendo que sortear todo tipo de obstáculos. Pero ella lo que quería era bailar porque era la forma de expresión necesaria para crecer como persona y, desde luego, como artista. Ahora, además, es maestra de maestros, actividad con la que confiesa aprender cada día al verbalizar los conceptos que llegó a conocer a base de repetición y al aprehender todo lo que le resulta innovador.  Rafaela Carrasco es una artista de raza, de las de verdad. Aranjuez es uno de los pueblos más espléndidos de la provincia de Madrid. Ahora, cuando el tiempo ya invita a tomar un café en un velador sin pasar más calor de lo necesario, me encuentro con Rafaela Carrasco, directora del Ballet Flamenco de Andalucía, para charlar. Un manchadito muy corto de café para ella. Cortado para mí. Rafaela es una mujer cercana, con la que da gusto hablar. Aunque no gesticula en exceso, se ayuda con un movimiento de las manos si quiere enfatizar sobre lo que dice. Y nunca deja de mirar a los ojos como queriendo entender perfectamente al que tiene delante, buscando los matices de lo que va escuchando. Hablamos de la crítica, de Aladar, de los niños (del suyo y de los míos), del Ballet Flamenco de Andalucía. Mientras, removemos los cafés bebemos despacio. Rafaela, todos sabemos que eres una gran bailadora y eso no lo vamos a contar una vez más (asiente con la cabeza enseñando, al mismo tiempo, un gesto que debe significar algo así como sí, vamos a hablar de otras cosas que eso ya se lo han dicho un...

EL TRIÁNGULO ESTÁTICO- ESTÉTICO DE LA BIENAL Sep16

EL TRIÁNGULO ESTÁTICO- ESTÉTICO DE LA BIENAL...

El festival de Flamenco de Sevilla complementa su programa de espectáculos que tendrán lugar en el Teatro de la Maestranza, en el Teatro Alameda, en el Espacio de Santa Clara, la Capilla del Palacio de San Telmo, en el Lope de Vega, en el Teatro Central, en El hotel Triana, y en el Real Alcázar, con otras actividades artísticas y docentes como cursos, charlas, proyecciones y exposiciones. Un paseo por una Sevilla que vuelve a renacer después del letargo vacacional con sones de la guitarra de Paco de Lucía y la voz profunda de Enrique Morente, se convierten en una apetecible propuesta. Tendrán hasta la primera semana de octubre para pensárselo. En estos días inclasificables verano- otoñales en los que regresa a las calles de Sevilla el ambiente estudiantil, una opción para los “pre- post- universitarios” enfrascados en tanto papeleo, para los “afortunados” trabajadores, víctimas del síndrome post- vacacional, y para aquellos que se embelesan con los escaparates de Tetuán barruntando un sustituto vestuario de invierno, podría ser hacer una pausa en sus, todavía, elásticos días trazando una ruta cultural y flamenca, un triángulo estático- estético, propedéutico y aproximativo al universo de la Bienal. Pueden comenzar el paseo entrando por la Puerta de la Carne, pasando por la capilla de San José para justo a la izquierda alcanzar la calle Madre de Dios, donde se sitúa el CICUS. Allí aguarda Donde mana la fuente, una muestra fotográfica y audiovisual de retratos de Enrique Morente, realizada por Manuel Montaño y patrocinada por la fundación Sgae. La voz lastimosa y extenuantemente cóncava del cantaor del Albaicín te embruja antes de poner el primer pie en la sala, como si el imán te estuviera llamando al rezo. Una vez dentro, la figura de un revolucionario del flamenco...