Aladar 43

El público: La dualidad del universo Mar03

El público: La dualidad del universo...

Federico García Lorca dejó muchas joyas literarias para que pudiéramos disfrutar de ellas. Al fin y al cabo, fue un excelente escritor. Entre ellas se encuentra una obra sin concluir titulada El público. Ahora, con libreto de Andrés Ibáñez y partitura de Mauricio Sotelo, se convierte en ópera (posiblemente la mejor forma de ponerla en escena) y se representa en El Teatro Real de Madrid hasta el 13 de marzo. Estreno absoluto en el Teatro Real de Madrid. El público. Obra de Federico García Lorca adaptada por Andrés Ibáñez. Partitura de Mauricio Sotelo. La mujer que tuve a mi derecha, cinco minutos después de comenzar la representación, ya decía que aquello no lo podía entender nadie. Incómoda en la butaca, lo repitió varias veces. En el descanso, ella, sus acompañantes y un buen número de espectadores, abandonaron sus butacas para no volver. Ni entendían nada ni hicieron el más mínimo esfuerzo por comprender. Y es que, todo hay que decirlo, la pedagogía Mortier ni dio ni dará los frutos que él esperaba porque el espectador del Teatro Real es lo que es y es como es. El público es uno de los últimos coletazos de lo que quiso hacer este hombre tan incomprendido como terco en sus propuestas. El público, a pesar de las fugas, resulta ser una ópera magnífica, moderna, atrevida y exigente con el escenario y la platea. Es verdad que algunas cosas destacan sobre otras que están y no se echarían de menos al desaparecer en una posible revisión de la producción. Pero el conjunto es atractivo; a veces, vehículo de emociones intensas y remotas arrancadas al espectador; a veces, una olla a presión de la que sale disparada una lírica en forma de imagen que arrasa con todo a su...

Colección Aladar de arte contemporáneo. Arco 2015 Mar03

Colección Aladar de arte contemporáneo. Arco 2015...

Más de 600.000 € gastados en un solo día (imaginarios o virtuales si lo prefieren), en la visita a una de las ferias de arte contemporáneo más importantes del mundo, marcarían la irrupción de nuestra revista entre los grandes coleccionistas españoles, en una edición sin extravagancias. Nos presentamos en ARCO y tiramos la casa por la ventana Constituimos un museo virtual para nuestros lectores, irá creciendo, e informaremos puntualmente sobre su cotización. ARCO 2015 se desarrolla entre las quejas por el IVA cultural que arroja a los galeristas españoles bajo los pies de los caballos. Rafael Díaz, ANTIRRETROVIRALES 1, 2011. Fotografía montada en metacrilato, 1/5 + 2AP. 148 x 200 cm GALERÍA ÁLVARO ALCÁZAR, Madrid. 15.000 € Una obra de arte global donde se conjugan belleza plástica y técnica impecable. Se anticipó a la realidad en una investigación profundamente social sobre la asequibilidad de los medicamentos y el precio de la salud. El artista es también médico, salvadoreño, afincado en España desde hace catorce años. La honestidad del trabajo y su carisma, sitúan la imagen entre lo mejor de la feria. Son envases de medicaciones contra el VIH bajo campanas de vidrio. Julian Opie, CARP, 2014. Pantalla LED. 168 x 168 x 11,7 cm. GALERIA MARIO SEQUEIRA. Lisboa. 117.000 € En todos los corrillos se habla de él como del mejor stand de la edición. Los vecinos portugueses demuestran que son modernos en el sentido más profundo de la palabra: elegantes, innovadores y refinados. Apuestan con firmeza por un autor, arriesgándose; presentan una muestra espléndida de la que nos lo hubiéramos llevado todo. Hemos tenido que elegir, pero no hemos podido resistirnos a tres piezas. Ésta simula un banco de carpas -luminosas y minimalistas- que producen un efecto excepcional. Julian Opie, PEOPLE 18 (TBC),...

DOT. El universo de Sol LeWitt empieza con un punto Mar03

DOT. El universo de Sol LeWitt empieza con un punto...

La poesía visual de Maduixa Teatre, en un nuevo espectáculo interdisciplinar, nos lleva de la mano de Dot y Laia a cualquier parte a que queramos ir. Tan solo hace falta un punto: el de partida. El Teatro Alameda de Sevilla, dentro del ciclo “El Teatro y la Escuela”, presenta el último espectáculo de la compañía Maduixa Teatre, DOT, los días 5, 6 y 8 de marzo. Dos funciones escolares y una dirigida al público familiar, que harán las delicias de todos. DOT es la última propuesta escénica de la compañía valenciana Maduixa Teatre, con la que se han alzado, al igual que hicieran antes con Ras!, y Consonant, con el premio FETÉN al mejor espectáculo infantil. Una perfecta y preciosa obra, independiente y continuadora al mismo tiempo de las mencionadas, en la que la danza, la música, las nuevas tecnologías y la interpretación se ponen al servicio de la ilusión, la imaginación y la poesía. Con la que Maduixa Teatre sigue empeñada en hacernos ver, por si se nos olvida, que en cada pared, en cada punto, no hay necesariamente un espacio plano, sino que cualquier cosa puede ser el punto de partida de un universo, el nuestro, lleno de fantasía y de color. La puerta a todo aquello que queramos vivir e imaginar. Laia ( Laia Sorribes) vive dedicada a cuidar una pared blanca. Su pared. La vigila, la mima, le quita rápidamente cualquier mancha que pueda empañar su uniformidad. Y espera, se asoma, se entretiene con una mosca. Laia desea, aun sin saberlo, que aparezca algo emocionante. Juega como los niños que se suben a la cama, y gritan ¡un tiburón!, mientras esa pared, su pared, es el marco seguro y limpio. Hasta que aparece él (Dot, a quien da vida Ezequiel...

Paul va de pesca

Entrañable. Creo que es lo mejor que se puede decir de este cómic. Y no es poco. Porque despierta una gran afecto y porque la propuesta de Michel Rabagliati tiene una profundidad que va mucho más allá de lo que pudiera parecer. Paul va de pesca es un cómic que encuentra una excusa cotidiana y casi normalucha en un viaje con la familia para pescar. Pero, poco a poco, cada personaje crece a través de las rupturas espacio temporales que van apareciendo con astucia y sin grandes sobresaltos para el lector. De este modo, los personajes que desfilan por las viñetas se convierten en cualquiera de nosotros, viviendo los problemas que podríamos tener a diario, sufriendo con los disgustos habituales y disfrutando de las pequeñas alegrías. Sería raro no verse reflejado en alguno de esos personajes o, lo que es mejor, en todos ellos. Los diálogos están construidos con acierto. Apenas hay nada que pudiéramos eliminar por ser inservible. Y es el lugar del que parten los personajes para construirse. Como debe ser en cualquier texto sea del tipo que sea. El trazo es cuidadoso y tiende, muchas veces, a la caricatura. Aunque se queda a las puertas cuando un paso más sería un destrozo narrativo. Los detalles abundan y el cómic sirve para describir un paisaje exacto. Rabagliati deja mucho de sí en cada viñeta sin sentir el más mínimo pudor. Se explica el mundo desde su obra y lo hace más que bien. Un cómic magnífico para cualquier tipo de lector aunque los jóvenes que se asomen a él quedarán encantados. La editorial Astiberri vuelve a demostrar que sabe elegir lo que publica y sabe editar más que bien. Calificación: Muy bueno. Tipo de lectura: Divertida y emotiva. Tipo de lector: Adultos...

PINTURAS ACADÉMICAS DEL SALÓN DE PARÍS. MUSEO D’ORSAY Mar03

PINTURAS ACADÉMICAS DEL SALÓN DE PARÍS. MUSEO D’ORSAY...

La Sala Recoletos de la Fundación Mapfre en Madrid ofrece hasta el 3 de mayo una exposición que en su conjunto y concepción podría parecer carente de lo esencial y es que, tal vez, falta algo de sal o estilo en este planteamiento, quizás demasiado convencional. No obstante, algunas pinturas las salvaríamos sin duda, de la quema. Aladar se lo desgrana. Canto del cisne: dícese de la última obra o acción de una persona; también, y a pesar de que el cisne no canta ya que tan sólo emite un ronquido sordo, existe una leyenda de la que se hicieron eco Marcial y Virgilio, según la cual el animal emite un bello sonido como premonición de su muerte. Aclaramos estos términos por el hecho, tal vez decepcionante, de la propuesta que realiza la Fundación MAPFRE con respecto al concepto, pues se trata de un conglomerado de cuadros (donde siquiera, de diez a quince, responden menos claramente de lo que pudiéramos creer a la idea que tenemos del museo parisino, conocido por el gran público al albergar grandes obras impresionistas) provenientes de un entorno al que no pertenecieron grandes pintores de la época como Degas o Auguste Renoir, y, por lo tanto, cuyo nexo estilístico es la pertenencia de sus autores a una institución que nos figuramos, resulta parecida en su recorrido a la de los pintores que van por el Prado intentando copiar detalles de lienzos clásicos de Velázquez, Goya o Rubens; labor que, por otro lado, es menos desdeñable de lo que parece. Muchos de estos lienzos están además ejecutados sobre tabla, lo que quizás los haga susceptibles de encontrarse en el salón, sí, pero de la casa de un amigo. En todas las obras encontramos un dominio claro del dibujo sobre el...

El adiós al niño que creció con una pistola Mar03

El adiós al niño que creció con una pistola...

Después de diez años de travesía por un sinfín de escenarios, el grupo gallego Niño y Pistola pone punto y final a su espléndida trayectoria. Lo hace con un último epé de despedida y en edición limitada: Bye Kid. Su sonido era (o es, porque sigue todavía en pie) uno de los más representativos en el género del pop conjugado con el folk rock. Nos deja para el recuerdo, y para el disfrute, cuatro grandes álbumes. Siempre resulta complicado decir adiós. Sobre todo, si tiene visos de ser una despedida definitiva. Podemos tolerar un hasta luego, un hasta pronto, pero, un adiós, es más difícil de sobrellevar. Y tras diez años de carrera, después de varios discos y una cifra casi incalculable de conciertos a su espalda, toca despedirse de un grupo que ha sabido brillar con luz propia, capaz de reinventarse con acierto en cada trabajo publicado. Este será un hueco difícil de rellenar, una ausencia nada sencilla de olvidar. Niño y Pistola es una banda gallega formada por Manuel Portolés (voz y guitarra), Arcadio Nóvoa (guitarra y coros), Ramón Martín (teclados y coros), Álvaro Álvarez (bajo) y Enrique Esmerode (batería). Hay que remontarse al 2006 para redescubrir el disco con que el grupo se dio a conocer, el trabajo con que surgió de manera hechizante para dar una vuelta de tuerca a todo lo que sonaba a pop en España por entonces. Como un maldito guisante fue el título escogido para recoger diez canciones de un estilo que sonaba a fresco, con una gran carga melódica. La sencillez era la bandera de este grupo que empezaba a sonar cada vez más por la geografía española, valiéndose del carácter acústico de sus composiciones. No fueron pocos los que se lanzaron sin miedo a...