Del papel al celuloide Jun10

Del papel al celuloide...

Edgar Allan Poe, Sir Arthur Conan Doyle y Agatha Cristie, fueron los creadores de Dupin, Sherlock Holmes y Poirot, los detectives más famosos de la literatura. Sus novelas han sido llevadas a las pantallas de cine en innumerables ocasiones con mayor o menor acierto aunque, siempre, de forma atractiva para el público. Atractiva y, a veces, sorprendente. Tres autores excepcionales y tres detectives excepcionales. Pero, también, tres secundarios que aportaron la luz suficiente para que novelas y películas se convirtieran en mitos universales. Cada una de las primeras obras narrativas del género detectivesco de Edgar Allan Poe, Sir Arthur Conan Doyle y  Agatha Cristie tienen como protagonistas una pareja masculina de personajes. Dupin, Sherlock Holmes y Poirot representan los argumentos de autoridad en materia de dilucidación del crimen y estarán acompañados, en todo momento, por sus validos intelectuales e incluso compartirán piso (a excepción de Hasting), el «sin nombre»acompañante de Dupin, Watson y Hasting. Estos personajes se encargarán de ser los narradores de las tramas y de que sepamos algo más de los intrigantes detectives a los que admiran por ser más competentes que los policías de Scotland Yard. Las adaptaciones cinematográficas de los dos últimos siglos han respetado el hilo conductor que comunica el triple objetivo de la novela detectivesca: cómo, quién y justicia. Conocer el cómo se perpetró el crimen y quién lo cometió para que sea juzgado por la justicia. Pero hay algo que sacrifican, la voz del narrador. En su lugar, aparecerán las múltiples voces de otros personajes rodeando la escena fílmica del crimen. Los Crímenes de la calle Morgue ha sido versionada desde el lenguaje audiovisual, aunque respetando su argumento en su más mínima expresión, con la película, en blanco y negro, El doble asesinato en la Calle Morgue...