De la poética, la erótica y la política...

Habita en un cuerpo que no pertenece a su presente. Tampoco su mente es del tiempo en el que los rizos de su melena describen volutas de sensualidad por donde pasa, por donde pisa. Gioconda Belli nació en Managua en 1948, pero su figura habla de la niña que con catorce años ingresaba en un internado de monjas de la calle Santa Isabel, en Madrid, justo en el lugar en el que hoy se erige el Museo Reina Sofía. O de la guerrillera que se camuflaba de inocencia para pasar armas a la «contra» nicaragüense. Su forma de pensar es la de una mujer venida de un futuro sin complejos, sin discriminaciones, sin frustraciones. Un futuro que no se sabe si existe más allá de sus poemas y sus novelas. Un futuro que es la vida misma, en el que las risas y las lágrimas se alternan en episodios de drama y comedia, estrofas trágicas y capítulos alegres. Viste blusones estampados que volatilizan su talla, acentuada por cuñas imposibles bajo las sandalias. Abalorios que recogen la luz de las miradas sobre el pecho y en las muñecas delgadas. Talismanes que hipnotizan. ¿O es el misterio profundo de la sonrisa amplia? ¿O son los ojos enterrados en los pliegues protectores de los párpados voluptuosos? ¿O son los movimientos de sus manos largas, dulces y sin embargo autoritarias? Belli hace alarde de su erotismo que después de intuirse en su presencia se hace evidente cuando la tesitura de su voz va del rugido hondo al canto agudo con el que se divierte contestando a las preguntas. «La sensualidad femenina es el símbolo de la posibilidad de una mujer de ser quien es. En la sociedad machista querrían que sacrificáramos la esencia de lo que somos. Pretenden...

El ojo de la mujer

= = = = = = = = = = = = = = = = = El ojo de la mujer Colección Visor de Poesía 202 páginas. 10 €. eBook s/d = = = = = = = = = = = = = = = = = Es difícil colocar a Gioconda Belli dentro de una corriente poética. La autora nicaragüense escribe el mundo desde su vitalidad, desde su independencia, desde su condición de mujer, desde su compromiso político más rotundo. Pero no se deja agarrar por nada ni por nadie para que la encuadren aquí o allá. El ojo de la mujer es un poemario que se publicó en España durante el año 1992 aunque sigue siendo un libro moderno, una obra extraordinaria que queda al alcance de todo tipo de lectores . Belli repasa lo que es una mujer, lo que es la maternidad, la naturaleza como espacio vital insustituible, lo que es la revolución o lo que representa el hombre dentro de la estructura social. Para ello, utiliza un lenguaje cercano que no quiere saber nada de posturas eruditas, una estructura métrica que hace de sus poemas elementos iluminadores de una realidad en la que no se encuentran prejuicios sino claridades absolutas. El lector acostumbrado a tomar nota de los mejores versos de un libro en su cuaderno de lectura, debe estar preparado. Cuaderno nuevo, carga de tinta completa. Porque son innumerables los que merecen la pena. La erótica de la escritura de Gioconda Belli se presenta en primera línea para cubrir su obra como su fuera un manto tejido por todas las mujeres que fueron y son (Belli no olvida que el pasado construye el presente y a cada uno de nosotros: Leo los poemas de los muertos...