Señorita Puri: Cruasanes entrañables...

Tras media hora de espera, Puri sale por la puerta auxiliar del supermercado en el que trabaja. No cuadraba la caja y eso es sagrado. Caminamos hacia una cafetería del centro de Madrid. Llueve con fuerza. Pero Purificación García (Señorita Puri para sus más de 85.000 fans en Twitter; @senoritapuri) siempre lleva un artefacto encima que evita el desastre. El minúsculo paraguas se convierte en nuestra salvación. Sobre todo, en la de ella. No hay quien se meta allí debajo sin expulsar al otro. ¿Cómo va tu nuevo libro, querida? le logro preguntar después de sortear un par de charcos. «Muy bien. Se está vendiendo divinamente. Recibo a diario un buen montón de fotos de mis lectores con el librito en la mano desde lugares inverosímiles. Es emocionante saber que lo que escribes ayuda a la gente a pasar un buen rato y a olvidar sus problemas. Porque ese era el objetivo de Te dejo es jódete al revés y es el mismo que tenía entre los aladares al escribir La familia: alojamiento con tensión completa». Intento encender un cigarro, pero la lluvia lo convierte en un amasijo que se deshace entre los dedos. ¿Te importa parar un momento, guapa? A ver si puedo encender un cigarrito antes de morir ahogado. «Deberías visitar mi blog. Hay un montón de referencias a artículos extraños que permiten hacer las cosas más imposibles». Puri comenzó con su blog al mismo tiempo que yo con el mío. De hecho, nos conocimos intercambiando mensajes y comentarios a los textos que editábamos hace ya algunos años. «Todo era mucho más sencillo. Ya sabes que me gusta contestar a todos los mensajes que recibo, que no dejo de seguir a los amigos, que trato de ser amable con mis fans. No...