Cuando la exclamación es mucho más que un signo ortográfico May13

Cuando la exclamación es mucho más que un signo ortográfico...

Formar un grupo de música y escoger Trajano como nombre es casi una declaración de intenciones. Uno no se imagina que a continuación escuchará un vals comedido, o una canción pop que nos haga balancear muy suavemente la cabeza de lado a lado con los ojos entrecerrados y media sonrisa en la cara. Porque, efectivamente, Trajano hace referencia a la antigua figura de aquel emperador ducho en varias guerras, que otorgaron un periodo de esplendor destacado en la historia de la civilización romana. Pero si, aún por encima, le añades un signo de exclamación al nombre (una decisión que ya entraña más misterio para el cantante del grupo, Lois, cuando se le pide recordar cómo fue tomada), poco margen existe para elucubraciones. Es frecuente establecer Madrid como sede de Trajano!, porque esta es la ciudad donde se dio origen a la banda y donde sus cuatro miembros están establecidos en la actualidad. Pero por las venas de este conjunto musical, a menudo introducido en el género del post-punk (algo que, en opinión de los propios aludidos, no responde a una fórmula precisa), corre sangre de varias tierras. Lois, figura donde se reúnen la voz y la guitarra, es de Galicia; al igual que Juan, responsable de las líneas de bajo (que no se limita a este instrumento, sino que también se desenvuelve con una guitarra para grabar las bases melódicas); Carlos, a la batería, es de Valladolid; y Álvaro, quien se ocupa de los teclados, el único miembro de origen madrileño. Esto podría guardar estrecha relación con la dificultad real de enmarcar a Trajano! en un género cerrado. Porque es muy posible que algunas de sus composiciones recuerden a diversos grupos de historia menos reciente, pero lo cierto es que en la banda hay...